ACS no tiene intención de cambiar su posición en Abertis. Florentino Pérez, máximo mandatario de la compañía de construcción y servicios, se ha mostrado contundente al ser cuestionado por la situación accionarial de la compañía de concesiones que controla junto con la italiana Atlantia. "No tenemos interés en cambiar el control de Abertis", ha señalado.

Noticias relacionadas

Durante los últimos días, algunas informaciones en prensa italiana señalaban la posibilidad de que ACS y Atlantia estuvieran negociando algún cambio en sus actuales acuerdos que Pérez ha querido desmentir. Actualmente el 50% de las acciones (más una acción) de Abertis están en manos de Atlantia y el resto se lo reparten ACS con una participación del 30% y Hochtieff con un 20% menos una acción.

Al margen de Abertis, el presidente de ACS ha señalado las dos principales guías de su estrategia para los próximos años centrados en dos principios: "Mantener un nivel de riesgo equilibrado y promover las actividades más estables del sector de las infraestructuras".

En este sentido Marcelino Fernández Verdes, consejero delegado de ACS, ha querido incidir en la estrategia de reducción de riesgo de la compañía. "Hemos comenzado un proceso de reducción de riesgo. Consideramos que muchos de nuestros contratos tienen un reparto de riesgo desigual. Hemos comenzado conversaciones con nuestros clientes para que los contratos queden de forma más compensada para las dos partes".

Un proceso que el CEO de ACS ha indicado que comenzó hace dos años. "Tenemos varios contratos en los que ya hemos modificado estas condiciones. Menos riesgo supone menores márgenes pero entendemos que es el camino correcto en todos los proyectos en curso. Cuando el riesgo es más compartido lo que se consigue es un cashflow más acorde con la generación del negocio".

962 millones de beneficio

Las declaraciones de los dos máximos dirigentes de ACS se han realizado durante la presentación a analistas de los resultados anuales de la compañía. Durante 2019 el beneficio de ACS llegó a los 962 millones de euros, un 5,1% más que en 2018.

Las ventas del grupo en 2019 alcanzaron los 39.049 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,5% gracias al buen rendimiento conseguido por la compañía en Norteamérica, Australia y España, que fueron los de mayor importancia para ACS durante 2019.

Las ventas en América del Norte representan un 50% del total. Europa un 20%, Australia un 19%, Asia un 6%, América del Sur un 6% y África el restante 1%. Las ventas en España suponen un 14% del total, lo que supone que el 86% del negocio de la empresa proviene del negocio internacional.

La cartera a cierre de 2019 se situó en 77.756 millones de euros creciendo un 7,7% respecto a la conseguida el pasado año. El 90% de la futura carga de trabajo de la compañía tiene su origen fuera de España.

El EBITDA ha alcanzado los 3.148 millones de euros, aumentando un 7,0% y mejorando su margen hasta el 8,1% sobre ventas. Por su parte el beneficio neto de explotación llegó a los 2.126 millones de euros, aumentando un 3,7%. El margen sobre ventas se sitúa en el 5,4%.