Importantes novedades económicas las que ha traído el Consejo de Ministros de este martes, uno en el que el Gobierno ha confirmado sus previsiones de aumentar el gasto y el déficit pero con un descenso del crecimiento económico

Noticias relacionadas

Tras negociarlo con la Comisión Europea, por fin el Ejecutivo ha revelado cuál será el nuevo techo de déficit de las Administraciones Públicas desde 2020 hasta 2023. Concretamente, para el presente año, será del 1,8% del PIB, lo cual supone siete décimas más que el objetivo vigente y que permite una mayor flexibilidad del gasto.

Sin embargo, más sorprendente ha sido el nuevo escenario de crecimiento económico que ha presentado el Ejecutivo tras el Consejo de Ministros de este martes, uno que rebaja los pronósticos previos del Gobierno. Baja del 1,8% al 1,6% la previsión de aumento del PIB para 2020. 

Se nota que la desaceleración, tal y como ha admitido la propia vicepresidenta de Economía, Nadia Calviño, ha hecho mella las previsiones económicas. Y es que para 2021, el crecimiento esperado del PIB se baja también del 1,7% al 1,5% en 2021.

Con todo, para 2022 y 2023 se espera una mejora de la economía que llegue al PIB a crecer un 1,6% y un 1,7% en 2023. "Todo apunta a que España seguirá creciendo por encima de la media de la UE", ha indicado Calviño. 

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Calviño ha presentado el nuevo cuadro macro y María Jesús Montero, ministra de Hacienda, la citada senda de estabilidad. 

Esfuerzo de la Seguridad Social

Mientras el techo de déficit de este año será del 1,8%, el objetivo de 2021 será del 1,5% de PIB, el de 2022 será del 1,2% y el de 2023 del 0,9%. Estos nuevos objetivos de estabilidad suponen un incremento importante respecto a los que hasta ahora estaban vigentes.

En cualquier caso, la Seguridad Social se 'come' la mayoría del esfuerzo fiscal de las Administraciones Públicas. De hecho, para 2023 la previsión es que más del 90% del déficit público provenga de la 'caja' que paga, entre otras cuestiones, las pensiones

En este sentido, Montero ha aclarado que esta cantidad de déficit se podría reducir si el Estado asume parte de los gastos de la Seguridad Social, tal y como indica el proyecto que en su momento elaborara la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) cuando su presidente era José Luis Escrivá

Techo de gasto

Así mismo, el techo de gasto sube a los 127.609 millones de euros, un 3,8% más que en el presupuesto prorrogado de 2019, una cantidad inferior que la que diseñó el Gobierno para el proyecto presupuestario que no prosperó del año pasado. "Nos adaptamos a una nueva realidad económica", ha admitido Montero. 

También se ha flexibilizado la deuda pública. Tiene que quedar limitada en el 94,6% (dos puntos más) del PIB en 2020 (un importante esfuerzo aún así, teniendo en cuenta que ahora es de casi el cien por cien) y rebajarla al 93,4%, al 91,7% y al 89,8% en 2021, 2022 y 2023, respectivamente. 

Con todo, esta nueva senda de estabilidad, que acaba de ser aprobada por el Consejo de Ministros, todavía tiene que ser ratificada por el Congreso de los Diputados. Un paso ineludible para la elaboración del nuevo proyecto de Presupuestos Generales del Estado, que requiere de este marco financiero, y que Montero ha indicado que espera tener aprobado antes de que acabe el verano.

Obstáculo

Cabe recordar que uno de los primeros obstáculos al que se enfrentó el Gobierno de Pedro Sánchez en la legislatura pasada fue, precisamente, que la Cámara Baja no apoyó su propuesta de nueva senda de estabilidad en el primer intento.

En la segunda, el obstáculo con el que tropezó la senda impulsada por Sánchez y su Ejecutivo fue el Senado. Y es que la Cámara Alta cuenta con opción de vetar esta medida aunque cuente con el respaldo del Congreso.

Sin embargo, no se espera que en este caso los nuevos máximos de déficit vayan a sufrir bloqueo alguno. Los partidos independentistas, nacionalistas y regionalistas están interesados en que se relajen los objetivos fiscales para facilitar, a su vez, su capacidad de gasto.

Más margen

Y es que las comunidades autónomas van a disfrutar este 2020 de dos décimas más respecto al objetivo vigente, que era el equilibrio presupuestario.

Esta senda, que recibió el visto bueno del Consejo de Político Fiscal y Financiera el viernes, también fija para las comunidades autónomas un objetivo del 0,1% en 2021 y equilibrio presupuestario a partir de 2022.