El gigante del comercio electrónico Amazon publicó este jueves sus resultados financieros correspondientes al conjunto de su ejercicio fiscal 2019, en el que logró unos beneficios de unos 10.500 millones de euros, un 15 % más con respecto al año anterior.

Entre enero y diciembre del año pasado, la multinacional con sede en Seattle (Washington) ingresó 280.522 millones, un 20,45 % más que los 232.887 millones facturados un año antes, mientras que los inversores ganaron 23,46 dólares por título, frente a los 20,68 de 2018.

Aunque las ventas por internet siguen siendo el negocio principal de Amazon, su servicio de computación en nube, Amazon Web Services (AWS), considerado estratégico para el futuro por la compañía, fue el de mayor crecimiento, con un incremento de facturación interanual del 37 %.