El Grupo Bankinter culmina el ejercicio 2019 con un beneficio récord en su historia, encadenando un periodo de siete años consecutivos de incremento de sus resultados, con una tasa anual de crecimiento compuesto entre 2012 y 2019 del 24%.

Noticias relacionadas

Así, el beneficio neto del grupo en 2019 se sitúa en 550,7 millones de euros, y el beneficio antes de impuestos en 741,4 millones, lo que supone incrementos respecto al año anterior del 4,6% y 2,8%, respectivamente. Estos resultados incluyen los datos de EVO Banco y de Avantcard, cuya integración en las cuentas del grupo se produjo el pasado 31 de mayo.

Excluyendo las cifras de estos negocios y el impacto de su integración, el beneficio antes de impuestos crecería un 2,4% respecto al de 2018.

Bankinter concluye el año con un rentabilidad sobre recursos propios, ROE, del 13%, en puestos de liderazgo entre la banca cotizada europea.

La ratio de morosidad, situada en el 2,51%, supone una mejora de 39 puntos básicos respecto a la de final de 2018. Adicionalmente, es reseñable la reducción experimentada por la cartera de activos inmobiliarios adjudicados, que pasan en un año de los 348,2 millones de euros a los 290,7 millones con los que se ha cerrado 2019, lo que supone un 16,5% menos.

Por lo que se refiere a la solvencia, la ratio de capital CET1 fully loaded cierra en el 11,61%, por encima de lo establecido para Bankinter por el BCE, que de nuevo este año será del 8,20% después de que el regulador mantuviera para el banco el mismo requerimiento mínimo de capital que en 2019.

En cuanto a la liquidez, el gap comercial (diferencia entre la inversión crediticia y los recursos captados de clientes) se reduce a 1.300 millones de euros cuando hace un año era de 3.700 millones, con lo que la ratio de depósitos sobre créditos se sitúa en el 98,3%.

En cuanto a los vencimientos de emisiones mayoristas, solo hay previstos 800 millones de euros para este año y otros 1.000 millones para 2022, si bien Bankinter dispone de activos líquidos por valor de 13.400 millones de euros y una capacidad de emisión de cédulas de 6.000 millones.

Todos los márgenes al alza

Empezando por el margen de intereses, alcanza al cierre de año los 1.190,6 millones de euros, un 8,8% más que hace un año. Sin tener en cuenta la aportación de EVO Banco y Avantcard a ese epígrafe, el crecimiento sería del 5,1%, según informa la compañía. El margen de clientes del año alcanza el 2,01%, mejorando en 9 puntos básicos respecto al de 2018.

En cuanto al margen bruto cierra el año en los 2.054,7 millones de euros, un 5,9% más que en el ejercicio anterior, con unos ingresos netos por comisiones de 479,5 millones, un 6,6% más que en 2018. Sin contar EVO Banco el crecimiento del margen bruto sería del 3,4%.

Por su parte, el margen de explotación concluye 2019 con 977,5 millones de euros, un 4,4% por encima del dato de hace un año, y un 7,9% más sin tener en cuenta EVO Banco. Los costes operativos se han incrementado en el año un 7,2%, producto en gran medida de la integración de los negocios adquiridos, si bien en el caso de la actividad bancaria (España y Portugal) apenas crecen un 0,2%. Con todo ello, la ratio de eficiencia de la actividad bancaria cierra el año en el 47,4%, la cual mejoraría hasta el 45,3% sin tener en cuenta EVO Banco.

En lo que se refiere al balance de Bankinter, los activos totales del grupo suman al cierre del año 83.732,3 millones de euros, un 9,5% por encima de 2018, si bien incorporan desde el 31 de mayo de este año el negocio de EVO Banco y Avantcard.

El total de la inversión crediticia a clientes concluye el ejercicio en 60.411 millones de euros, un 8,9% superior a 2018. Excluyendo EVO Banco y atendiendo únicamente al negocio en España, el crecimiento de la inversión crediticia ascendería un 5%, que compara muy favorablemente respecto al sector en España, con datos a Noviembre del BdE, que se reduce en un 1%.

En cuanto a los recursos minoristas de clientes suman 57.814,6 millones de euros, un 14,3% más que al cierre de 2018, con un alza solo en España y sin tener en cuenta EVO banco, del 7%, por encima de la media sectorial. Poniendo el foco en los recursos gestionados fuera de balance, el crecimiento asciende al 13,7%.