La línea de Alta Velocidad (AVE) entre Madrid y Sevilla tardará aún unos tres años en contar con el sistema de seguridad y señalización ERMTS, el que tienen instalado y con el que funcionan el resto de los corredores AVE del país.

Noticias relacionadas

El AVE a la capital andaluza no tendrá así listo este sistema, que sustituya al LZB con el que ahora funciona, para cuando en diciembre de 2020 el transporte de viajeros en tren se liberalice y dos nuevos operadores entren a competir con Renfe, la francesa SNCF y la alianza entre Trenitalia y Air Nostrum.

Estas empresas deberán instalar a bordo de sus trenes equipos de señalización compatibles con el LZB para poder dar servicio por el AVE a Sevilla, uno de los tres que inicialmente se abren a la competencia.

Adif, compañía pública titular y gestora de la red ferroviaria, aprobó en la reunión de su consejo de administración de este viernes el proyecto para sustituir el sistema de señalización LZB con el que funciona esta línea, la primera de AVE que se construyó en España, por el ERTMS implantado en el resto de la red de Alta Velocidad.

No obstante, el proyecto contempla un plazo de ejecución de los trabajos de unos dos años y medio a partir del momento que se formalice su adjudicación y contratación, proceso que a su vez lleva unos cuatro o cinco meses.

Así, llevará al menos unos tres años la sustitución de este sistema de señalización, un trabajo que además conlleva la dificultad añadida de acometerlo mientras la línea está en servicio, según informaron a Europa Press en fuentes del sector.

Además, el proyecto de implantación de ERTMS en el AVE a Sevilla supone un importe estimado en entre 100 y 150 millones de euros y, por lo tanto, además de aprobarlo el consejo de Adif requiere el visto bueno del Consejo de Ministros antes de sacarlo a concurso.

Cuenta atrás para la competencia

El AVE a Sevilla es uno de los tres que dentro de un año se abrirán a la entrada de nuevos operadores que compitan con Renfe, junto con el AVE Madrid-Barcelona y el corredor a Levante.

La compañía pública francesa SNCF y la asociación de Air Nostrum con la italiana Treintalia son los operadores que hace una semana se convirtieron en los primeros que entrarán a competir con Renfe al resultar adjudicatarios de los paquetes de capacidad en estas tres líneas que Adif sacó a concurso.

Air Nostrum y su socio italiano se hicieron con el denominado paquete 'B', que contempla poner en marcha 16 trenes al día en el conjunto de los tres corredores, incluido el del Sevilla.

De su lado, la SNCF, a través de su filial española Rielsfera, se hizo con el paquete 'C' de servicios, el que comprende cinco circulaciones al día por estas tres mismas líneas.

De su lado, Renfe, se quedó con el mayor paquete de servicios ferroviarios de los tres en liza, el paquete 'A', que contempla un máximo de un centenar de frecuencias diarias en el conjunto de los tres corredores, dado que, por el momento, es el único operador con capacidad para prestarlo. No obstante, sólo pidió el 86% de estas frecuencias.