"Nos preocupa que la sede de Cabify esté en Delaware y que utilices técnicas de elusión fiscal para pagar menos impuestos en España", escribió Pablo Iglesias en una carta abierta dirigida a Juan de Antonio, uno de los fundadores de Cabify, el 28 de junio de 2018, en plena guerra del taxi contra esta plataforma y Uber.

Noticias relacionadas

"Nos preocupa la precariedad laboral que denuncian muchos de tus empleados. Nos preocupa que se vea amenazada la continuidad de un sector público tan importante como es el taxi, que da trabajo a más de 100.000 familias y que ahora está en riesgo por las prácticas poco honestas de tu compañía. El problema de tu empresa no es con Podemos, Juan, es con la ley, con la democracia y con la soberanía popular", escribió en este momento posicionándose claramente a favor de los taxistas.

Pero las críticas no son solo a las plataforma de transporte, las de comida a domicilio también están en su punto de mira. “El presidente de Glovo dijo que "sería una buena faena" que la Inspección de Trabajo dijese que sus repartidores deben ser trabajadores asalariados. De derechos laborales no dijo nada, por supuesto. Todo nuestro apoyo a los trabajadores que no se resignan”, publicó Iglesias en sus redes sociales del 26 de diciembre de 2018.

Pero no es todo. En el debate electoral del 23 de abril en Atresmedia, Iglesias cargó directamente contra Deliveroo -uno de los competidores de Glovo- indicando que quiere acabar con el modelo de las plataformas de envío a domicilio forzándolas a ofrecer contratos a todos los riders "desde el minuto uno". En el debate del 4 de noviembre, el líder de Podemos volvió a mencionar a esta plataforma utilizándola como ejemplo de las prácticas que deberán desaparecer con una eventual nueva Reforma Laboral aprobada en un nuevo Gobierno con el PSOE.

Nuevos responsables de Trabajo

Que Pablo Iglesias culpe a las empresas de la nueva economía de la precariedad laboral en España no es nuevo. Lo que sí es nuevo es que exista la posibilidad real de que el propio Iglesias esté en el Gobierno de España, tras su acuerdo de investidura con Pedro Sánchez. Las informaciones apuntan a una vicepresidencia social para Iglesias que entre sus atribuciones tendría precisamente el Ministerio de Trabajo -que sería responsabilidad de Yolanda Díaz-, encargado de fomentar el empleo y de regular las relaciones laborales entre empresas y trabajadores.

Una posibilidad que preocupa, y mucho, a las plataformas digitales con las que ha contactado EL ESPAÑOL. Los insistentes mensajes de Pablo Iglesias y su equipo criminalizando su negocio y prometiendo el fin de los autónomos, no son las mejores noticias si es que un hipotético Vicepresidente social decide poner sus ideas en marcha.

Empresas de este sector con las que ha hablado este diario manifiestan su verdadero “pánico” a que se pueda poner sobre la mesa la posibilidad de que se acaben los autónomos en el mundo de las VTC y del reparto de comida a domicilio que utilizan Deliveroo, Glovo o Uber Eats.

Una regulación en este sentido supondría la desaparición de compañías que basan su actividad en la flexibilidad y en que los trabajadores autónomos puedan compatibilizar un trabajo que hoy puede ser a jornada completa o sólo unas pocas horas al día, con otras actividades, con otras plataformas o con el estudio.

Propuesta de Adigital

El pasado mes de julio la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital), junto a sus miembros asociados Glovo, Stuart, Uber Eats y Deliveroo, presentó su propuesta para regular a estos trabajadores "a la francesa", lo que consiste en adaptar la figura del TRADE (Trabajador Autónomo Dependiente) a la realidad digital y dotarla de mayores coberturas y protección.

Este TRADE digital tendría una serie de coberturas y beneficios que actualmente no tienen los autónomos dependientes, como el poder recibir una indemnización en caso de rescisión unilateral del contrato, mínimos salariales, mejorar los seguros de coberturas, derecho a formación o bajas reguladas por Ley.

Como ya contó este periódico el Gobierno trabaja en “una futura regulación de estas nuevas formas de empleo”, aunque de manera extraoficial y a título personal hay miembros del Ejecutivo que creen que, con algunas modificaciones, este modelo propuesto por Adigital podría funcionar, aunque no hay consenso absoluto en el tema. Mientras desde el entorno de Economía se cree que puede trabajarse sobre esta propuesta, dentro del Ministerio del Trabajo se oponen a regulaciones que fomenten el uso de los autónomos.

Formación de Gobierno

Precisamente para explicar este modelo y decantar la balanza a favor del TRADE digital, estas empresas han intensificado sus reuniones y su lobby con el Gobierno. EL ESPAÑOL ha confirmado que se han reunido en los últimos meses con Trabajo y Economía para presentarles su modelo de negocio incidiendo en la inversión que realizan en España y en los puestos de trabajo que generan en nuestro país.

En cualquier caso, y ante una eventual irrupción de Podemos, son pocas las posibilidades de que esta propuesta prospere. El equipo de Pablo Iglesias no solo no está de acuerdo con la figura del TRADE digital, sino que impulsa la ‘regularización’ de todos estos trabajadores de las plataformas.

¿Qué pasaría entonces? Estas compañías no descartan marcharse de nuestro país si no pueden desarrollar su modelo de negocio en España, aunque advierten que es pronto para tomar decisiones y confían a que se termine imponiendo el criterio del Ministerio de Economía y que, en definitiva, sean ellos los que impongan su criterio en temas laborales. Nuevamente, todo dependerá de la formación de Gobierno y de la definitiva distribución de competencias.