Pese a lo que algunos podrían pensar, el AVE no resta pasajeros al avión ya que ambos siguen aumentando mes a mes sus cifras de viajeros. A finales de junio se inauguró el tren de alta velocidad a Granada, una nueva ruta que no ha afectado al aeropuerto de la región.

Noticias relacionadas

Entre los meses de julio y agosto, el Aeropuerto Federico García Lorca Granada- Jaén sumó 217.149 pasajeros, un 14,6% más que los 189.396 viajeros de 2018, según los datos de tráfico de viajeros aportados por Aena. 

Y eso a pesar de que el AVE a Granada se inauguró con unas tarifas encuadradas en la horquilla baja de precios de Renfe, de ida y vuelta de 64,25 euros en el caso del trayecto Madrid-Granada y de entre 35 euros y de 45 euros para aquellos que tienen como origen o destino Barcelona.

Precisamente, la ruta entre Granada y Barcelona fue la segunda en la que más aumentó el número de pasajeros, con un 10,7% en agosto, destaca el gestor aeroportuario en los datos publicados este jueves.

En concreto, el aeropuerto de Granada contabilizó 110.838 pasajeros en el mes de julio y 106.311 en agosto, cifras que se elevaron un 14,4% y un 14,9% respectivamente, según los datos de Aena. Además, ha sido el mejor registro en un mes de agosto desde 2009.

Este aumento ha obedecido, según Aena, al "fuerte ritmo de crecimiento que mantuvo el tráfico internacional", aunque el aumento del doméstico también ha sido notable. Muestra de ello es que de los 106.237 pasajeros, el 79% volaron con origen o destino en alguna ciudad española mientras que el 21% restante optaron por operaciones con el extranjero. Datos que se incrementaron un 9,5% en el caso del tráfico nacional y un 42,6% en el internacional.

Aumentos en los trenes

De esta forma, queda demostrado que el AVE y el avión pueden convivir en perfecta armonía y sin quitarse pasajeros el uno al otro.

Y es que las cifras han aumentado en ambos casos. El número de españoles que ha optado por el avión ha crecido un 8,2% en agosto. Los del tren también. Y no solo en el caso del AVE, también en los trayectos de larga distancia.

Según los datos aportados por el Ministerio de Fomento en julio de este año los trenes de alta velocidad transportaron a 2,01 millones de pasajeros, eso es un 4,8% más que en el mismo mes del año anterior. Por su parte, los de Larga Distancia convencional se ha mantenido en plano, con 1,24 millones de pasajeros.

En los primeros ocho meses del año, ambos medios de transporte han incrementado el número de pasajeros. Y es que esta diversificación de la oferta permite que cada vez más españoles se desplacen a otras ciudades.