La política de tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE) está pasando factura a Bankia. La entidad obtuvo entre enero y junio un beneficio neto atribuido de 400 millones de euros. Se trata de una cifra un 22,3% menos que en el mismo periodo de hace un año, pese a que su negocio bancario creció en ese periodo un 0,3%. La combinación de menos resultados por operaciones financieras y el complicado entorno de tipos explican esa caída. 

Noticias relacionadas

“En el semestre hemos alcanzado un beneficio de 400 millones de euros, a pesar de que hemos tenido una coyuntura ciertamente compleja desde el punto de vista de tipos de interés”, ha explicado en un comunicado difundido esta mañana José Ignacio Goirigolzarri.

El presidente de la entidad ha destacado que pese a todo,hay dos factores positivos para el banco: “por un lado, el incremento de nuestra base de clientela y el incremento de los niveles de satisfacción de nuestros clientes y, por otro lado, la enorme pujanza comercial de nuestra red”.

Ante el prolongado escenario de tipos bajos, ya el pasado junio, el banquero reconoció la complejidad de cumplir su plan estratégico por los problemas de rentabilidad y aunque, no anunció cambios en ese momento, por primera vez, no cerró la puerta a revisarlo.

Volviendo a las cifras presentadas este lunes, por el lado del negocio puramente bancario o core (margen de intereses más comisiones menos gastos), el resultado ha alcanzado los 639 millones de euros, mostrando un avance del 0,3% gracias a la buena evolución de la actividad comercial y el impacto positivo de la contención de costes. Descontando el ROF (los resultados por operaciones financieras), el margen neto antes de provisiones llega hasta los 619 millones hasta junio, un 2,2% más que hace un año.

Buena actividad comercial

En la citada nota de prensa, el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ha subrayado “el fuerte dinamismo de la actividad comercial, gracias al cual hemos ganado cuota de mercado en financiación al consumo y a empresas, al tiempo que desde el punto de vista de recursos de clientes hemos sido el banco líder en captación de fondos de inversión en el primer semestre".

Según los datos destacados por Bankia, en los últimos 12 meses, la base de clientes ha aumentado en 153.000 personas (un 63% más de lo que estaba creciendo hace un año) y se ha elevado en 144.000 el número de los que cuentan con ingresos domiciliados (+29%).

Por segmentos, en el negocio hipotecario la entidad experimentó un crecimiento hasta junio del 5,4%, mientras que en el de empresas, el saldo de financiación avanzó un 4,5%. También en el crédito al consumo, pese a que la entidad afirma que mantuvo su "prudente" política de préstamos, elevó el negocio un 16,2%.

Por último, Bankia destaca que fue líder en la captación de fondos de inversión en el semestre  con 632 millones de euros más, con lo que el importe total gestionado por el banco ya supera los los 20.700 millones de euros, un 8,4% más que a cierre de 2018.

Baja la morosidad

En ese periodo, el banco ha reducido en 1.000 millones de euros sus activos improductivos y ha mejorado su ratio de capital que alcanzó el 12,19% en junio. 

La tasa de mora ha bajado al 5,7%, frente al 8,1% de hace un año y dentro del trimestre el descenso ha sido de 50 puntos básicos. Mientras, tras la reducción de créditos dudosos, el volumen de NPAs (dudosos y adjudicados) cerró junio en 9.928 millones de euros brutos.