París ha superado a Londres y, por primera vez, se ha convertido en la ciudad europea más atractiva para los empresarios extranjeros, según el gabinete Ernst & Young (EY), que se refiere entre otras cosas al efecto "Brexit" .

En un estudio que avanza hoy el diario Le Parisien, EY explica que en su encuesta de 2018 París fue elegida por su atractivo por el 37 % de los responsables de compañías a los que se les preguntó, frente al 34 % que señaló Londres; el 24 %, Berlín, y el 22 %, Fráncfort.

La capital británica se recuperó ligeramente respecto al sondeo de 2017, cuando fue selecionada por un 32 % de los empresarios, pese a lo cual se mantuvo en cabeza. Pero quedó muy lejos del 52 % obtenido en 2015, antes del referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea ("brexit").

París había sido elegida por un 27 % de los empresarios hace un año.

Más allá de la clasificación de las grandes metrópolis, EY destaca los 1.119 proyectos de inversores extranjeros para implantarse en 2017 en Francia, un 31 % más que en 2016, y aunque ese aumento fue muy significativo, fue inferior a los constatados en el Reino Unido (1.205) y en Alemania (1.124).

Los inversores más seducidos por Francia fueron los estadounidenses, que representaron un 22 % del total.

Pese a la mejora, Francia sigue lastrada a ojos de las empresas extranjeras por una serie de problemas estructurales como una fiscalidad que se considera demasiado elevada, la complejidad y lentitud de los procedimientos administrativos o el costo de la mano de obra.