Arturo Criado Jesús Martínez

A pocas horas de que el sector del taxi trate de paralizar las calles españolas, Uber ha salido a la palestra para 'tirar los tejos' a los taxistas. La compañía estadounidense cree que tras la manifestación de este miércoles será el "momento para trabajar juntos". 

Noticias relacionadas

Lo dice en un post que ha publicado la empresa, en el que señala que "lleva meses trabajando en que nuestra tecnología pueda empezar a dar servicio al taxi en España". Hasta tal punto es así que considera que ambos servicios "pueden ser aliados". 

Un futuro que Uber ve "con optimismo", sobre todo después de que el taxi haya reclamado a la administración poder flexibilizar sus tarifas. Algo que le permitiría, a juicio de la empresa, aprovechar mejor los beneficios de la tecnología existente. De hecho, considera que esa petición de Fedetaxi -adelantada por EL ESPAÑOL- es "novedosa y valiente". 

El taxi, un cliente natural

Una petición que el sector del taxi ha realizado a la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento, y en el que reclama poder hace descuentos, así como tarifas valle y tarifas punta. El objetivo es poder competir directamente contra las VTC

En ese post, Uber también insiste en las palabras del director para España, Juan Galiardo, en el que destaca que "el taxi es un cliente natural de Uber", y le emplaza a sentarse para empezar a "construir los cimientos de una movilidad que, queramos o no, ya está cambiando". 

De momento el guante está lanzado, aunque algunas asociaciones de taxistas consultadas por EL ESPAÑOL aseguran que esa colaboración propuesta no será posible. Creen que el hecho de que Uber valore positivamente estas noticias, supone que están trabajando en la dirección correcta para salvar al sector. 

Desregulación, en mayo

Se trata de un cambio de discurso evidente de la compañía tecnológica que hace unos meses, en mayo, pasó al ataque para reclamar a la administración una desregulación total del sector.

La base que utilizó fue un estudio elaborado 'ad-hoc' por una consultora en el que plasmaban un escenario sin esas limitaciones en el mercado donde se crearían 70.000 puestos de trabajo (sin precisar si habrá una destrucción en el sector del taxi), la reducción de las tarifas en un 35% tanto en compañías de VTC como en el taxi y el recorte del valor de licencias del taxi.

¿Por qué hacerlo en ese momento? El responsable de la compañía para el Sur de Europa, Carles Lloret, lo justificaba en aquel mes de mayo: “En los próximos meses llegarán más licencias al mercado y no creemos que sea bueno que ocurra lo que ha ocurrido en otros lugares donde el cambio normativo ha sido tan brusco que se ha creado una animadversión del sector del taxi y la fricción ha continuado en el tiempo”.

El aluvión de licencias, como telón de fondo

Este movimiento de la compañía tecnológica llega a las puertas de una nueva huelga general del sector y con el aluvión de licencias VTC como telón de fondo. La llegada al sector de miles de autorizaciones por vía judicial ha cambiado de manera radical el mercado.

Un aluvión que ha sido consolidado por el Tribunal Supremo en las dos primeras sentencias favorables a empresas que reclamaron autorizaciones VTC después del intento de 'resurrección' del límite de licencias del Gobierno de Rajoy. Hoy están disponibles 6.200 permisos en toda España, más del doble que hace tan sólo tres años.