El Ministerio de Trabajo y Economía Social, patronales y sindicatos han alcanzado un acuerdo definitivo sobre el texto de la 'Ley Rider'. Un pacto por el que todas las plataformas digitales estarán obligadas a desvelar su algoritmo de funcionamiento a los sindicatos. 

Noticias relacionadas

Así lo indica el comunicado emitido por todos los participantes en el acuerdo: Trabajo, las patronales CEOE y Cepyme y los sindicatos CCOO y UGT. Según indica el texto, y "la representación legal de los trabajadores deberá ser informada de las reglas que encierran los algoritmos y los sistemas de inteligencia artificial que pueden incidir en las condiciones laborales por las que se rigen las plataformas, incluyendo el acceso y mantenimiento del empleo y la elaboración de perfiles". 

Esta norma se tendrá que cumplir "para todos los ámbitos". Es decir, que la condición de compartir los algoritmos o el funcionamiento de los sistemas de inteligencia artificial tendrá que ser cumplida por todas las plataformas digitales, no solo las de 'riders'

Un repartidor de Glovo en moto Eduardo Parra Europa Press Madrid

Por otro lado, como ya había informado Invertia, en el caso de las plataformas de 'riders' (tales como Glovo, Deliveroo y Uber Eats), "se reconoce la presunción de laboralidad para los trabajadores que presten servicios retribuidos de reparto a través de empresas que gestionan esta labor mediante la gestión algorítmica del servicio o de las condiciones de trabajo, a través de una plataforma digital". Es decir, que todos los 'riders' serán asalariados salvo que se pruebe lo contrario. 

Con todo, todavía no hay fecha para que el Consejo de Ministros apruebe el correspondiente real decreto-ley que llevará la 'Ley Rider' al Boletín Oficial del Estado. Solo entonces se dará por cerrado este capítulo, que el Gobierno querría haber dejado solventado hace meses. 

De esta manera, por fin Yolanda Díaz tiene la puerta abierta para abordar la negociación del Diálogo Social más espinosa y que había quedado aparcada por la pandemia de coronavirus: la derogación de la reforma laboral, o, al menos, de los aspectos más lesivos.