El Consejo de Ministros ha dado luz verde este martes a un importante conjunto de medidas sociales. Concretamente, que las personas 'sin techo' y sin domicilio fijo puedan acceder al Ingreso Mínimo Vital (IMV) y la anunciada reforma del complemento de maternidad para las pensiones de jubilación, iniciativa con la que se quiere reducir la brecha de género en estas prestaciones

Noticias relacionadas

Ambas medidas habían sido anunciadas por el responsable de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. Por un lado, hace una semana ya había avanzado que habría una modificación normativa inminente para que más población tuviera acceso al Ingreso Mínimo. 

Escrivá ha admitido, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que por cuestiones relacionadas con la unidad de convivencia se han rechazado 60.000 peticiones del Ingreso Mínimo.

Una calle de España. Efe

Por ello, se han hecho cambios en la noción y naturaleza de los hogares, entre otras cosas, para que los servicios sociales puedan ayudar a reconocer beneficiarios.

Así, se facilita el acceso al IMV a personas que residen en centros residenciales de carácter no permanente registrados, como los albergues o las casas de acogida

Además, se podrá acceder al IMV también en "situaciones de convivencia transitorias", generadas por situaciones de violencia de género, divorcios o desahucios. 

Así mismo, se permite la posibilidad que en "situaciones complejas" servicios sociales u ONG puedan colaborar con la Seguridad Social para acreditar a potenciales beneficiarios del Ingreso Mínimo. 

Umbrales económicos

Además, cabe recordar que el departamento de Escrivá maneja la posibilidad rebajar los umbrales económicos para acceder a la susodicha prestación. Todo ello para acelerar la concesión del IMV. El Gobierno quiere llegar a 850.000 hogares, pero a mediados de diciembre sólo había concedido 160.000 solicitudes

Por otro lado, el 'nuevo' complemento de maternidad para las pensiones al que ha dado luz verde el cónclave ministerial servirá para reducir la gran diferencia (de más del 30%) en estas prestaciones entre hombres y mujeres, con la balanza a favor de los pensionistas hombres. Se mantendrá al menos hasta que la diferencia sea solo del 5%. 

El complemento, que sustituye al que hoy existe, tendrá "criterios objetivos" y será percibido por aquel progenitor que acredite un perjuicio en la carrera profesional tras el nacimiento del hijo o hijos. En el caso de que ninguno de los miembros de la pareja pueda acreditar este requisito, se reconocerá a la madre. 

Unas 30.000 mujeres más tendrán acceso de manera inmediata al complemento con los cambios incorporados y supondrá unos 400 euros adicionales por hijo.

La medida aumenta la pensión media en un 6% y la mínima en un 8%, en el caso de que existan dos hijos. Abarca las pensiones de jubilación, las de incapacidad permanente y viudedad y las de jubilación anticipada voluntaria. 

Escrivá ha asegurado que el impacto presupuestario de este nuevo complemento es "prácticamente neutro" y que permitirá que un mayor impacto "redistributivo" de la medida. 

Enfermedad profesional 

Por otro lado, el Consejo de Ministros también ha aprobado otra medida del campo de la Seguridad Social. Se ha reconocido la Covid como una enfermedad profesional para el personal sanitario y sociosanitario. Escrivá ha aclarado que la medida tendrá carácter retroactivo y permitirá una mayor protección para estos colectivos. 

Además, la Seguridad Social facilitará la contratación de profesionales sanitarios retirados de la vida activa haciendo compatible la pensión de jubilación con la actividad.