El subsidio para empleadas del hogar fue uno de los grandes anuncios del Gobierno de cara a reforzar el escudo social ante la crisis del coronavirus. Aunque se informó de él en marzo, no se aprobó en el Consejo de Ministros hasta principios de mayo.

Noticias relacionadas

A pesar de ello, en dos meses no se ha entregado ni un solo euro a través de esta prestación. Aunque el Ministerio de Trabajo y Economía Social espera hacerlo en breve. Así lo ha indicado el secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, quien, en la rueda de prensa celebrada este jueves por los datos del paro, ha informado que hay “32.020 solicitudes en vías de reconocimiento”.

Ha indicado que la razón por la que se ha producido este retraso es la generación de la herramienta informática para gestionar la prestación para empleadas del hogar, que compensará la pérdida total de empleo y las reducciones de jornada en este colectivo.

Pagos

Los pagos se empezarán a hacer ahora”, ha indicado Pérez Rey. Para acelerarlos se recurrirá a los acuerdos ya firmados por Trabajo con entidades financieras para que la prestación se abone en cuando exista autorización.

Respecto a la posibilidad de reforzar el Servicio Estatal de Empleo Público (SEPE) para la gestión de los expedientes temporales de empleo (ERTE) excepcionales, Pérez Rey ha recordado que este ente sufre un “déficit estructural” en su plantilla. “Las 8.491 personas que hay no cubren las expectativas”.

Ha recordado que ya hay 1.000 interinos reforzando la labor de los trabajadores y que se está estudiando si serán necesario más. “Ahora la carga de trabajo está en la gestión de los expediente de entrada y salida de los ERTE”. No ha descartado la colaboración de empresas públicas.

Por otro lado, el secretario de Estado de Trabajo espera que con el retorno a la actividad se reduzca de una forma importante los recursos que el SEPE que dedicar a prestaciones. Espera que las nóminas se reduzcan en algo más de 1.000 millones de euros. Cabe recordar que en mayo se pagó 5.526 millones de euros en prestaciones, de los que 3.318 millones se dedicaron a pagar prestaciones por ERTE