Lejos de tranquilizar a los españoles, la agenda económica del Gobierno está incrementando la preocupación de la ciudadanía por los temas clave que el PSOE y Unidas Podemos incluyeron en su acuerdo de coalición. El último barómetro del CIS muestra cómo la situación del mercado laboral, las pensiones, la energía, la vivienda o la subida de impuestos inquietan mucho más que hace un año, cuando José Félix Tezanos ya dirigía la institución y estas cuestiones generaban menos intranquilidad.

Noticias relacionadas

Un caso paradigmático es el de las pensiones. Pese a que en el Congreso ya hay un acuerdo para que éstas suban siempre con el IPC, la preocupación de la sociedad española por este tema se ha multiplicado por cinco en el último año. Pero un patrón similar sigue la evolución de otros puntos 'calientes' -como vivienda o impuestos- dentro de la encuesta de Tezanos.

Pasada la peor fase de la pandemia, los temas relacionados con la economía se han convertido en los grandes protagonistas del listado en el que el CIS agrupa los mayores problemas de España.

Con una tasa de paro del 14,5%, el desempleo vuelve a encabezar este ranking y es identificado como uno de los tres grandes problemas de este país por el 41,3%, cerca del doble que hace un año. Un paso más allá, para dos de cada 10 encuestados, el paro representa el primer problema. Le acompañan otros asuntos relacionados con el mercado de trabajo, como la calidad en el empleo o la reforma laboral (que de no ser mencionada por nadie ha pasado a figurar entre las preocupaciones, aunque sea de forma tímida).

Al problema del paro, le sigue la crisis económica (35,4%), si bien las medidas de estímulo para paliar los efectos en la economía de la pandemia y la reapertura de la mayoría de las actividades gracias al avance de la vacunación han permitido reducir de forma significativa la preocupación por la crisis en los últimos 12 meses.

No obstante, desde el mes de julio, el temor ante una crisis ha subido cuatro puntos entre los problemas que más afectan a título personal a los encuestados. Esto es algo que coincide con las rebajas de las previsiones económicas para España que están realizando los organismos nacionales e internacionales con excepción del Gobierno. El Ministerio de Economía mantiene en el cuadro macroeconómico una estimación de crecimiento del 6,5% para este año, frente al 4,8% que pronosticó este miércoles el panel de Funcas.

Pensiones y vivienda

Resulta muy llamativa la evolución de la encuesta en un momento en el que el Gobierno trabaja a pleno rendimiento en su agenda de reformas. 

Es elocuente el ejemplo ya mencionado de las pensiones, donde se observa que además de haberse disparado por cinco la puntuación obtenida hace un año, este tema ha escalado desde el puesto 33 al 23 en el ranking de los problemas de España.

Hay que tener en cuenta que esta encuesta se realizó entre el 2 y el 11 de noviembre, mientras el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, negociaba con sindicatos y empresarios una subida de las cotizaciones sociales -que era conocida por la prensa mientras se hacía el sondeo- para financiar el déficit del sistema de pensiones. Esa medida se pactó con los sindicatos el 15 de noviembre con un rechazo frontal de los empresarios.

En este tiempo, a nivel personal, la situación de las pensiones también ha escalado desde el puesto 19 hasta el 10 en el orden de preocupaciones. En este caso, la puntuación es casi tres veces mayor a la de hace un año con 5,7 puntos. Es un dato también superior al de julio (3,8) cuando ocupaba el puesto 11.

Un fenómeno similar ha ocurrido con el tema de la vivienda. Aunque su peso como problema todavía es pequeño, con 2,4 puntos, el dato se ha multiplicado por cuatro en el mes en el que se ha aprobado el anteproyecto de Ley de Vivienda que cumple con el acuerdo de la coalición.

A nivel individual, el incremento de la preocupación de los españoles por los asuntos relacionados con la vivienda es mayor al pasar de cosechar una puntuación de 0,9 en noviembre de 2020 a un 4,7 en el mismo mes de 2021.

Precariedad laboral

Con la otra de las grandes reformas que tiene en marcha este Gobierno, la del mercado laboral, llama la atención cómo este asunto que apenas era mencionado hace un año como preocupación, empieza a aflorar como un tema que genera inquietud.

Y en un momento en el que las vicepresidentas Nadia Calviño y Yolanda Díaz trabajan por sacar adelante una reforma laboral que acabe con la precariedad, los españoles señalan con mucha más fuerza que hace un año el problema de la calidad del empleo. Este es un asunto que inquieta en este momento tanto a nivel colectivo (9,8 puntos, tres veces más que en noviembre de 2020), como individual (10,9, dos veces más).

Pobreza e impuestos

Otro de los asuntos en los que el Ejecutivo está resbalando, según se desprende del CIS, es en la lucha contra la pobreza y las desigualdades. La inquietud por este problema que España arrastra desde hace años y que la coalición había prometido erradicar se ha multiplicado por más de dos en el último año. Esto a pesar de que la reactivación económica debería haber reducido los problemas de los colectivos más vulnerables que fueron los más golpeados por la crisis derivada de la pandemia. 

Y la llamada 'justicia fiscal' que promulga el Gobierno también comienza a generar dudas entre la ciudadanía. Hace un año, la subida de impuestos no era señalada por los españoles en esta encuesta.

Pero ahora sí y aunque sea de forma tímida, la subida es exponencial (de 0,3 a 1,8) sin que se haya abierto todavía el debate sobre el contenido de la reforma fiscal que ha encargado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a un comité de expertos para empezar a trabajar en medidas concretas en febrero.

Preocupados por la energía

En lo que sí pone el foco el CIS de Tezanos es en el problema de la energía. Lo hace para mostrar distintas aristas de este tema. Por un lado, refleja cómo el 70% de los españoles afirma que ahora paga más luz que antes de la crisis del gas. 

El encarecimiento de la factura energética preocupa al conjunto de la sociedad. Más del 90% de los encuestados así lo expresa. Esa inquietud es muy grande en el 64,9% y bastante en el 27,3%.

Curiosamente, combatir la pobreza energética era una de las grandes promesas del PSOE y Unidas Podemos en el acuerdo de coalición. Pero el contexto internacional con el encarecimiento del gas y de los derechos del CO2, junto con disfunciones del mercado en España, han estallado a este Gobierno. Como muestra esta encuesta, sus medidas no han impedido que suba la factura energética de los hogares. 

Ante este problema, el CIS consulta sobre si la luz debería estar considerada como bien de primera necesidad, a lo que un abrumador 97% responde que sí.

Pero también pregunta si el Gobierno debería intervenir el mercado energético para poner fin a esta escalada de los precios. Y el 69,3% de los españoles da una respuesta afirmativa. Todo un mensaje para el Congreso tras el revés que sufrió el decreto del 'hachazo fiscal' de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, por la presión de partidos como el PNV.

Mejora la Covid

En el binomio economía-salud que tanto acaparó la atención de la sociedad y la agenda pública en 2020, la preocupación por los temas de la Covid-19 ha bajado de forma sustancial.

La Sanidad -sobre la que la encuesta pregunta detalladamente- sigue generando una amplia preocupación, pero otros problemas relacionados con la pandemia empiezan a remitir dentro de los miedos del imaginario colectivo.

Además de los temas sanitarios, en este punto hay otros elementos, como la recuperación de la libertad de movimientos o el uso de mascarillas. Son asuntos que ya se diluyen en una encuesta que pone el foco en los retos económicos que pueden complicar el final de esta legislatura.