El consejo de ministros de este viernes ha aprobado una nueva línea de avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO) por importe de 40.000 millones de euros, completamente independiente y con otra finalidad que la anterior de 100.000 millones. Como estaba previsto, el Ejecutivo también ha dado luz verde al fondo de rescate directo a las empresas dotado con 10.000 millones de euros. 

Noticias relacionadas

Frente a la primera línea del ICO que se destinó a dotar de liquidez para el pago de nóminas y facturas, esta nueva línea de 40.000 millones se dirige a impulsar las inversiones en áreas donde se genere "mayor valor añadido", y girará en torno a dos ejes principales, la sostenibilidad y la digitalización. En las próximas semanas, se decidirán las condiciones y los tramos concretos para repartir el dinero. 

Aunque las pymes han mostrado su apoyo a este nuevo paquete, el presidente de la Confederación Española de las pequeña y mediana empresa, Cepyme, Gerardo Cueva, ha pedido al Gobierno que "siga siendo ambicioso y apostando por la empresa sin escatimar esfuerzos". "Hay que poner todo en el asador porque nos jugamos muchísimo", insiste. 

Tecnología y social

El Gobierno, que ha decidido no realizar rueda de prensa pese a la importancia de las medidas, no ha dado más detalles sobre quién podrá acceder a esta nueva línea de avales, siendo previsible que las empresas con base tecnológica sean las principales en copar las solicitudes. Según ha explicado en un comunicado el Ejecutivo, "está previsto replicar el modo de aprobación y gestión (de la anterior línea de avales), con el fin de optimizar los recursos y la capilaridad de la llegada de los fondos al tejido productivo".

Asimismo, el Consejo de Ministros ha aprobado la creación de un Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas. Se trata de un nuevo instrumento que estará dotado "inicialmente" con 10.000 millones de euros y cuyo objetivo es aportar "apoyo público temporal" para reforzar la solvencia de empresas no financieras afectadas por la pandemia.

Este fondo, que deberán solicitar las empresas interesadas, estará adscrito al Ministerio de Hacienda y será gestionado a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), ajustándose a la normativa de ayudas de Estado de la Comisión Europea. "Su finalidad es garantizar la solvencia de las empresas que constituyen el corazón de nuestro tejido productivo", ha remarcado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Según ha indicado, el fondo se reforzará con los recursos de los fondos europeos que aún tienen que llegar. 

El fondo se articulará a través distintos instrumentos como la concesión de préstamos participativos, la adquisición de deuda subordinada o la suscripción de acciones u otros instrumentos de capital. El importe de los dividendos, intereses y plusvalías que resulten de las inversiones que se realicen se ingresarán en el Tesoro Público. 

Sin dar detalles más específicos, sí se conoce que el Fondo estará dirigido a sociedades que atraviesen severas dificultades de carácter temporal como consecuencia de la situación generada por el Covid-19 y que sean consideradas estratégicas por diversos motivos, como su impacto social y económico, su relevancia para la seguridad, la salud de las personas, las infraestructuras, las comunicaciones o su contribución al buen funcionamiento de los mercados.

La aprobación de este mecanismo se encuadra en el marco europeo de medidas de apoyo económico ante la crisis sanitaria. De hecho, el pasado 8 de mayo la Comisión Europea aprobó la modificación del Marco Temporal relativo a medidas de ayuda estatal frente a la pandemia, para incluir las iniciativas encaminadas a permitir la recapitalización de empresas no financieras que atraviesen dificultades financieras debido al Covid-19.

Línea Cesce Civud-19

El Gobierno también ha aprobado una ampliación de la Línea extraordinaria de cobertura de crédito de circulante Cesce Covid-19, dotada con 2.000 millones de euros, a las empresas cotizadas, que podrán ser beneficiarias de hasta un máximo del 35% del importe de la línea (700 millones de euros).

Esta línea se articuló en un principio en dos tramos de 1.000 millones cada uno y estaba destinada inicialmente a empresas internacionalizadas, pymes y no cotizadas. A partir de este viernes, la línea incluye también en su ámbito de cobertura a las empresas internacionalizadas cotizadas, aunque éstas solo podrán ser beneficiarias de hasta un máximo del 35% del importe de la línea, es decir, 700 millones de euros.

Hasta la fecha, la Línea Cesce Covid19, que el pasado mes de junio activó su segundo tramo de 1.000 millones de euros, ha registrado ya más de 630 operaciones y ha movilizado créditos bancarios por valor de más de 1.000 millones de euros.

Quedan excluidas las empresas que tengan deudas con la Administración pública, las que estén sujetas a un procedimiento concursal o pre-concursal y las empresas en situación de crisis o morosidad a 31 de diciembre de 2019.