El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su habitual alocución de los fines de semana, ha querido despejar posibles dudas sobre el fin del periodo de hibernación que se inicia este lunes. Sánchez ha señalado que el confinamiento derivado del estado de alarma por el coronavirus no finaliza mañana "tan sólo concluye el periodo de excepcionalidad". Esto es, "entre el lunes y el martes se van a reanudar las actividades económicas que fueron hibernadas y sólo esas", ha afirmado.

Noticias relacionadas

Sánchez se refiere a todas aquellas actividades que fueron interrumpidas entre el 30 de marzo y el 9 de abril por ser consideradas no esenciales y se acogieron al permiso retribuido. "El resto de actividades que ya se interrumpieron desde el inicio del estado de alarma -hostelería, bares, tiendas de moda...- seguirán estando interrumpidas. No estamos en fase de desescalada", ha continuado.

El confinamiento general seguirá siendo la norma. Pero la situación no será la misma para las personas que van a reanudar su actividad mañana. "Quienes presenten el menor síntoma o hayan estado en contacto con personas contagiadas o sean personal de riesgo- embarazadas, pacientes con enfermedades vulnerables-, no podrán incorporarse mañana al trabajo", ha puntualizado.

Seguridad para los trabajadores

Además, Sánchez ha defendido que la incorporación a los puestos de trabajo será segura ya que las empresas ya están advertidas de que deberán de aportar las medidas de protección necesarias tales como EPIs -guantes y mascarillas- y el Estado dotará de mascarillas a todos los empleados que acudan al trabajo mediante transporte público. 

En la misma línea, el presidente ha anunciado que el Ejecutivo va a aplicar marcadores para medir con rapidez tanto la propagación de los contactos como la capacidad de respuesta. "Estos marcadores serán los que nos guiarán en la futura desescalada", ha resaltado.

Sánchez implora la unidad

Respecto al plan de rescate de 540.000 millones de euros aprobado por Europa, Pedro Sánchez ha indicado que pese a que el Gobierno seguirá proponiendo un "verdadero" plan Marshall, "somos justos y valoramos el acuerdo sobre todo por la voluntad política que refleja".

En esta línea, se ha referido a que esa misma unión es lo que se necesita "dentro de nuestras fronteras". "Necesitamos un gran pacto para la reconstrucción económica del país. Debemos empezar ya la desescalada en la tensión política y deben de quedar atrás las palabras gruesas", ha manifestado.

Sánchez se ha comprometido a asumir esa responsabilidad para "dar paso a la unidad, al diálogo y al acuerdo. A este objetivo me consagraré. Ni un reproche, ni una crítica, ni un desplante. Mi propuesta es de corazón y es sincera. La oposición ha de ser parte de la reconstrucción económica y social del país", ha asegurado.