La patronal del metal, Confemetal, que agrupa a 80 organizaciones territoriales y sectoriales de la industria, el comercio y los servicios del sector metalúrgico, ha expresado este domingo "su más absoluto rechazo" a la paralización de actividades no esenciales anunciada ayer por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y le ha advertido de que el colapso sanitario "no puede evitarse provocando el colapso económico".

Noticias relacionadas

En un duro comunicado, la patronal del metal ha asegurado que el decreto de la suspensión de actividades no esenciales durante dos semanas que aprobará hoy el Consejo de Ministros en sesión extraordinaria "sólo puede ser fruto de la irresponsabilidad y de la más absoluta ignorancia que supone no valorar las consecuencias económicas que la medida va a generar".

"Mantener la actividad de las empresas, con todas las medidas de seguridad que sean necesarias, es la mejor forma de proteger la sanidad y los servicios públicos (...) Esta medida no sólo provocará un deterioro del tejido económico difícil de recuperar, sino que también, lejos de favorecer la lucha contra la crisis sanitaria, la complicará, haciendo más difícil y menos efectivo el trabajo en las actividades directamente implicadas en primera línea contra la pandemia y aquellas que les dan soporte inmediato", subraya Confemetal.

La organización empresarial denuncia que esta suspensión de las actividades no esenciales "sólo puede haberse tomado desde el desconocimiento del funcionamiento de una economía avanzada como la española", pues con ello "se hará imposible" mantener un nivel mínimo de actividad económica que garantice la eficiencia para enfrentarse a la crisis sanitaria.

Caos organizativo

Asimismo, Confemetal ha alertado de que este cierre temporal de las actividades no esenciales, que empezará a aplicarse mañana y finalizará el 9 de abril, se ha adoptado de manera "irreflexiva", a sólo unas horas de hacerse efectivo, por lo que generará un "caos" organizativo en una economía formada en un 98% por pymes.

"El Gobierno no tiene derecho a someterlas a más tensiones, con sus ingresos reducidos o desaparecidos y obligadas a abonar sueldos, cotizaciones sociales e impuestos. Es cierto que 'este virus lo pararemos unidos' pero no lo pararemos sin las empresas y su vital actividad", concluye la organización empresarial.