Los amantes del ferrocarril conocen todas y cada una de las características de cada modelo histórico y disfrutan viendo esos colosos de otros tiempos en movimiento. Sin embargo, cuando hablamos de los trenes en los que viajamos diariamente y que vertebran la movilidad urbana e interurbana, demandamos vehículos más modernos y veloces, más seguros y con la máxima comodidad.

Atender las necesidades de la población es una prioridad para quien se encarga de darnos este servicio. Sin embargo, renovar la flota de trenes requiere una notable inversión. Pues bien, 2021 será el año en el que Renfe dé el paso definitivo para configurar la flota del futuro. Durante el primer semestre del año, la compañía adjudicará los contratos que supondrán la renovación de, aproximadamente, el 50% de los trenes que dedica al servicio público.

Este plan, que ya se puso en marcha el pasado año, supone una movilización de más de 3.500 millones de euros, que supone la mayor inversión de estas características en las últimas décadas y que, además de modernizar los convoyes, implica la creación estimada de unos 52.000 nuevos empleos.

Rejuvenecimiento de la flota

El foco de este plan se ha situado sobre los servicios de Cercanías y de Media Distancia, que constituyen hasta el 80% del servicio público de Renfe. La empresa ferroviaria cuenta, a día de hoy, con 1.016 trenes para estos servicios y para Ancho Métrico (antigua Feve), aunque desde 2011 no se ha incorporado ninguna unidad nueva. Cerca de diez años después, este plan busca rejuvenecer la edad media de la flota, que incluye trenes que superan los 30 años y rozan ya su límite operativo, situado en los 40 años.

Este factor es uno de los argumentos principales que justifican el que parte de las nuevas unidades se destinen a la red de Ancho Métrico (antigua FEVE) que presta servicio en Asturias, Cantabria, País Vasco, Galicia, Castilla y León, y Murcia. La empresa Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) se llevó la primera de las adjudicaciones para poner el contrato en marcha y suministrar 31 trenes de Ancho Métrico (26 eléctricos y 5 híbridos) y 6 trenes Alpinos. Además, CAF tendrá la responsabilidad del mantenimiento parcial de la flota durante 15 años. Este contrato tiene un valor de 258 millones de euros.

Tren de media distancia de Renfe.

Con este material se cumplirá el objetivo de reducir la edad media de las unidades de este servicio desde los 28 años a los 15, añadiendo ventajas en casi todos los ámbitos, desde sus sistemas de seguridad a la accesibilidad. Y también en términos de eficiencia energética, ya que los modelos híbridos podrán conectarse con la red de catenaria donde está disponible. Además, está contemplada la posibilidad de incorporar otros 6 trenes eléctricos adicionales y un nuevo híbrido para esta red.
Estos vehículos pueden circular a una velocidad máxima de 100 km/h. Tendrán una configuración de dos y tres coches según la demanda y contarán con una zona específica para bicicletas y un sistema de ‘última milla’ por baterías.

Material nuevo para los núcleos de Cercanías

Este mismo lote encargado a CAF incluye también la puesta en circulación de 6 trenes Alpinos que, en su caso, prestarán servicio en la línea C-9 de Madrid, que conecta la localidad de Cercedilla con el Puerto de Cotos, un recorrido que salva pendientes máximas de 77 milésimas y que es una de las rutas ferroviarias más populares de la región.

Pero el énfasis en reforzar las líneas de Cercanías no queda ahí. En los próximos meses, Renfe también prevé dar luz verde a la adjudicación del pliego para comprar 211 trenes de gran capacidad, en lo que supone el mayor contrato de Cercanías de la historia de Renfe. Tiene un presupuesto máximo de 2.726 millones de euros, que sufragará dos tipos de trenes: un primer grupo de 176 unidades, con una longitud de 100 metros y capacidad para 900 personas (un 20% más que la flota actual); y un segundo modelo con hasta 200 metros y del que se incorporarán 35 unidades. Estos vehículos, que darán servicio en los grandes núcleos urbanos, serán totalmente accesibles, tendrán zonas para bicicletas y carritos infantiles y conexión Wi-Fi.

De la misma manera, en los primeros meses de 2021 también se adjudicarán otros contratos de importancia. Dos de ellos se destinan a la adquisición de 43 trenes de Media Distancia y otros 38 de Cercanías, todos híbridos, que darán servicio en distintas comunidades autónomas.

Y la Alta Velocidad también será protagonista en este plan, puesto que el próximo año también está prevista la adjudicación de otro contrato para incorporar 40 cabezas motrices para estas líneas.