La aprobación de la multa de más de 80 millones de euros a Mediaset y Atresmedia por impedir la entrada de terceros operadores a la publicidad en televisión y la puesta en marcha de un sistema de vigilancia para limitar su control de este mercado, ha generado las primeras reacciones de analistas financieros, incluso antes que la CNMC haga oficial el resultado del expediente.

Noticias relacionadas

Uno de los primeros en valorarlo ha sido el banco de inversión Fidentiis quien se ha mostrado contrario a su resolución, advirtiendo que la acción del regulador da alas a los gigantes estadounidenses como Google o Facebook y le quita armas a las empresas audiovisuales europeas para competir en sus mercados nacionales.

"La CNMC se une así a un ilustre y creciente club de reguladores de medios europeos que no han notado que los mercados que regulan están siendo interrumpidos agresivamente por los gigantes estadounidenses", ha indicado.

De esta manera Fidentiis recuerda que en 2007 la oficina de regulación de Reino Unido, Ofcom, bloqueó el lanzamiento de Britbox, una empresa conjunta de transmisión entre BBC, ITV y Channel 4, cuyo objetivo era lanzar un servicio OTT en el Reino Unido muy similar al Netflix de hoy.

Media Capital y Altice

Esta empresa se aprobó posteriormente en 2019, pero ya era tarde. El surgimiento de Netflix no era previsible en ese momento, pero en Fidentiis indican que el regulador bloqueó el que podría haber sido el primer FANG (Facebook, Amazon, Netflix y Google) del Reino Unido. 

Del mismo modo, en 2018 Anacom (el regulador de Competencia portugués) bloqueó la compra de Media Capital por parte de Altice porque "conduciría a la concentración en el mercado de la televisión portuguesa", pese a que Netflix, HBO y Amazon Prime también están presentes en Portugal.

Finalmente recuerda que ahora la CNMC española multa a Atresmedia y Mediaset por control del mercado publicitario, pese a que el mercado Español experimentó caídas del 8% en el tercer trimestre, "mientras que Facebook (28%) y Google (22%) extendieron su dominio de la publicidad global".

Condiciones de la CNMC

Este acuerdo que se produce después de más de 20 meses de investigación formal y otro año de recopilación de antecedentes por parte del regulador, intenta poner fin al control publicitario de estos dos grupos televisivos que concentran más del 85% de la publicidad de la televisión y más del 95% de los canales en abierto.

De esta manera, y según ha podido confirmar este periódico, la resolución debería establecer un sistema de vigilancia mediante el cual los dos operadores documentarán y conservarán sus ofertas comerciales desglosadas, así como los diferentes acuerdos comerciales que formalicen con los anunciantes o agencias de medios y facilitarán a la Dirección de Competencia, con la periodicidad necesaria y en la forma que ésta se determine, toda la información que les sea requerida.

De esta manera, se vigilarán la pauta única de las televisiones investigadas, los acuerdos y las extraprimas con las centrales de medios y los descuentos aplicados a estas centrales por compra de mayor volumen de publicidad e inclusión en las planificaciones de las cadenas pequeñas de estos grupos de televisión.