"Aún aspiramos a ser el coordinador del FCAS en España". Así de contundente se muestra Alberto Gutiérrez, presidente de Airbus España, al ser preguntado por las posibilidades que tiene la compañía que dirige de convencer al nuevo Gobierno para que la empresa aeronáutica se haga finalmente con la dirección del programa del futuro caza europeo.

Noticias relacionadas

El pasado mes de septiembre el Ministerio de Defensa comunicó su decisión de elegir a Indra como la compañía encargada de coordinar en España el programa del futuro caza europeo denominado Future Combat Air System (FCAS). Una decisión que en el seno de Airbus no se entiende y se aspira aún revertir.

En un encuentro con periodistas, Gutiérrez ha repasado las claves del pasado ejercicio para su compañía, así como los retos del siguiente. Dos años marcados profundamente por el futuro programa de defensa. "FCAS es una oportunidad única para España y para Europa. Tenemos que garantizar que el resultado final sea un éxito. No estamos muy cómodos en participar en un proyecto que no tenga las mínimas garantías para ser un éxito. Indra es un buen proveedor nuestro que hace equipos. FCAS es mucho más que fabricar equipos. Indra tiene su espacio y es el que debe ocupar" ha declarado Gutiérrez.

Del mismo modo, el presidente de Airbus se ha mostrado optimista respecto a sus capacidades para hacer cambiar de idea al Gobierno español. "Cuando yo tenga dos horas para tener a cualquier representante de la administración discutiendo sobre este tema al final van a entenderlo. Tenemos que ver cómo hacemos lo evidente real. Cómo pasamos de la decisión de septiembre a una en la que cada uno haga lo que mejor sabe hacer. Que el que hace aviones, haga aviones. Que el que hace equipos, haga equipos y que el que hace satélites, haga satélites. Si lo hacemos al revés el resultado no será el más optimo".

"Hemos tenido conversaciones con el Ministerio de Defensa y con Indra. En algunos casos hemos acercado posiciones, en otros aún no. Estamos deseosos de contar con un entorno estable con interlocutores de largo plazo a los que podamos dedicar el tiempo suficiente para llegar a un resultado positivo para todos", ha concluido Gutiérrez. 

Apuesta del Gobierno por Indra

La decisión tomada por el Gobierno en septiembre supuso que Indra pasara a integrar junto con la francesa Dassault y Airbus Alemania, el trío de empresas responsable de poner en marcha el nuevo avión de defensa. España contará con una participación del 33% en el programa, la misma que tendrán Francia y Alemania. El FCAS sienta las bases para la renovación de las actuales flotas de aviones de combate europeos en el entorno del año 2040.

La decisión llegó tras la aprobación por parte del Consejo de Ministros, el pasado 30 de agosto, de una inversión de 110 millones de euros para desarrollar el FCAS.

El Ministerio de Hacienda será el encargado de realizar esa inversión entre los años 2019 y 2022. Una cantidad que se repartirá en distintos plazos: 10 millones de euros en 2019, 60 millones el próximo año y dos tandas de 40 millones en los ejercicios 2021 y 2022.

El programa FCAS representa un desarrollo clave en la industria de defensa europea, tanto por lo que supone económica como estratégicamente. Se calcula que el potencial de negocio de este proyecto ronda los 200.000 millones de euros. Además, formar parte de este programa conlleva integrar la vanguardia de la nueva generación de aviones militares. Unas aeronaves destinadas a jugar un papel clave durante décadas.