Digi, el operador móvil virtual, ha comenzado una masiva campaña publicitaria en distintos soportes y ha reforzado sus canales comerciales con el objetivo de poder alcanzar cuanto antes los dos millones de clientes en España. Una cifra que le consolidaría como el quinto operador español por número de clientes y despliegue territorial.

Noticias relacionadas

Durante estos últimos días, los anuncios de la compañía han aparecido en radio y en programas emblemáticos y de millonarias audiencias como Herrera en Cope; además de vallas publicitarias y cartelería exterior, un movimiento publicitario desconocido hasta el momento para la estrategia comercial de la operadora.

El objetivo no declarado es llegar a fin de año a la cifra psicológica de los dos millones de clientes, un objetivo que está muy cerca si se contabilizan las últimas cifras de crecimiento de Digi. Los datos de la propia compañía correspondientes al 31 de septiembre cifraron en 1.826.000 sus clientes, a los que se han sumado al menos otros 80.000 según las cifras de portabilidad neta de octubre y noviembre.

De mantenerse esta proyección de crecimiento Digi cerraría el año en torno a los 1.950.000 clientes, aunque en la compañía no descartan dar la sorpresa en diciembre y crecer mucho más que la media de los meses anteriores.

Presente en 17 provincias

Con todo y en el caso de que no se consiguiese el objetivo, en enero o febrero se superarían sin dificultades los dos millones de clientes, un crecimiento de casi 700.000 nuevas altas en solo un año y una gesta solo al alcance de MásMóvil, que en 2018 ganó más de un millón de altas y este 2019 estará en cifras de crecimiento similares.

Digi ha explotado en este 2019 convirtiéndose de facto en el quinto operador después de Telefónica, Orange, Vodafone y MásMóvil. La compañía no solo ha duplicado los 771.376 clientes residenciales de Euskaltel sino que además ya está en 17 provincias: Valencia, Toledo, Alicante, Murcia, Granada, Málaga, Sevilla, Huelva, Córdoba, Lleida, Barcelona,Tarragona, Comunidad de Madrid, Guadalajara, Castellón, Almería y Zaragoza.

Con fibra de Telefónica han realizado una silenciosa expansión nacional durante los mismos meses en los que Euskaltel luchaba para poder poner en marcha un plan para llegar a toda España que todavía no comienza. En el caso de Digi, el objetivo es llegar a más provincias en los próximos meses y poder estar en casi toda España en el menor tiempo posible. 

Aumento de la facturación

Un crecimiento que asusta y que se suma al cóctel de operadoras que luchan en el segmento de bajo coste y que, según algunos directivos, han llegado para perjudicar y hacer perder valor al sector. En el caso de Digi, sus propias cuentas indican que su ARPU en productos convergentes y móviles es de 9,4 euros al mes. 

Pese a ello, la compañía no para de aumentar sus ingresos. Los datos publicados  en el tercer trimestre por su matriz reflejan que la filial española facturó 137,9 millones de euros entre enero y septiembre, un crecimiento del 52% respecto a los 90,6 millones que registraron el mismo periodo del año pasado.

El año pasado el objetivo era superar los 100 millones de facturación y éste la meta está en los 150 millones. Una prueba de que la compañía ha llegado para quedarse y de que su crecimiento no tiene techo en un mercado en el que todos sus competidores pierden clientes y cuota de mercado.