Últimamente asociaciones turísticas, empresas y las administraciones públicas ponen el énfasis en la necesidad de atraer a turistas de alto poder adquisitivo y también de las acciones que hay que llevar a cabo para ello. Hablan de apostar por la calidad frente a la cantidad.

Noticias relacionadas

Sin embargo, a pesar de todo ello y de que los resultados son positivos, España continúa muy por detrás de sus competidores europeos en cuanto a captación y nivel de gasto, por lo que algunos profesionales abogan por potenciar una colaboración público-privada para atraer a este tipo de turista y retenerlo.

Esta colaboración ha sido uno de los puntos en los que más énfasis hacía el CEO de Global Blue, Jacques Stern, este jueves en la presentación del informe El turista de lujo en España ¿un desconocido? en el Fortuny Excellence Day.

Concretamente, Stern afirmó que “hay que darle a estos turistas la comodidad necesaria para que se sientan como en casa y para eso se necesita la colaboración pública y privada”.

Esta comodidad y colaboración elevarían notablemente el gasto que los turistas internacionales de mayor poder adquisitivo hacen en España y le permitiría situarse a la altura de otros países competidores como Francia o Reino Unido, donde este turista se gasta hasta un 60% del presupuesto frente al 37% de nuestro país. Una cuantía que en el caso de Gran Bretaña alcanza una media de 35.000 euros por turista frente a los 22.000 euros que gastan en España.

El CEO de Global Blue puso encima de la mesa algunos ejemplos. Los países de Oriente Medio gastan el 27% de su presupuesto en España, pero cuando van a Reino Unido se dejan el 73% y los del Sudeste asiático se dejan en nuestro país el 7% frente al 27% que gastan en Francia. Diferencias notables que todos los implicados en el sector deben trabajar para acotarlas. 

Fuera del radar

Y es que España sigue sin estar en el radar de referencia de los turistas de alto poder adquisitivo. A pesar de ser el segundo país del mundo en número de llegadas, es el séptimo en recepción de viajeros de lujo ya que apenas consigue captar el 13% de estos turistas frente al 36% de Francia y el 31% de Reino Unido e Italia. De esta forma, España se queda con un pequeño porcentaje en un mercado que representa 900.000 millones de euros anuales en todo el mundo.

Para mostrar la lejanía de España respecto a algunos países competidores en la captación de estos turistas, el informe de Global Blue pone algunos ejemplos. Los turistas del Sudeste Asiático y del Golfo Pérsico representan el 14% y el 15% del turismo de lujo en Europa, respectivamente, mientras que en España apenas suponen el 11% y el 9% de las visitas.

Posicionado en Latinoamérica

En cambio, sí está bien posicionado en otros mercados más tradicionales como son Latinoamérica y Rusia, con el 8% y el 10%, respectivamente, de las llegadas frente al 2% y el 6% que representan a nivel global.

Esta mejor posición recae en la conexión cultural que hay entre España y estas nacionalidades (principalmente con la latinoamericana), la tradición turística (en el caso de los rusos) y las buenas conexiones que hay entre estos países con España, siendo la puerta de entrada a Europa en el caso del mercado latinoamericano.

Y es que España lleva años mejorando sus cifras de gasto y potenciando la atracción de este tipo de turistas más rentables para el sector a través de acciones en los destinos emisores que más gastan para anteponer la calidad a la cantidad.