Vuelta a empezar. La CNMC ha dado marcha atrás y somete ahora a consulta pública una nueva circular que determinará la retribución de la actividad regulada de distribución de gas natural, la más polémica. Lo hace tras recibir las alegaciones a la primera, asumiendo que es necesario modificar la metodología.

Noticias relacionadas

En este sentido, en un comunicado hecho público este viernes, el regulador asume que, "examinadas las propuestas recibidas y los objetivos perseguidos" lo hace "en aras a una mayor gradualidad y proporcionalidad de la retribución".

Así, el organismo que preside José María Marín Quemada recuerda que el Consejo sometió a consulta pública una primera propuesta de metodología que, conservando los principios establecidos en el modelo retributivo vigente –retribución base a la que se añade un ingreso por captación de mercado-, revisa la citada retribución base con el valor auditado de los activos, como ya se hiciera en el año 2002. Este primer trámite de audiencia comenzó el 10 de julio y finalizó el 9 de agosto de 2019.

Aquel texto no convenció nunca a las gasistas, que pusieron desde el principio el grito en el cielo y tomaron medidas en vistas del daño que la citada circular podría producirles; un daño que en Bolsa se notó desde el principio. La filial gasista de Naturgy, Nedgia, mandó a casa a 300 empleados.

Ahora, tras recibir las alegaciones de empresas distribuidoras de gas, comercializadores de gas, comunidades autónomas, sindicatos, consumidores de gas, y de diferentes tipos de asociaciones e inversores, la CNMC recula.

En el nuevo texto, según apunta el regulador, se mantiene el modelo vigente, recalculando la base de la retribución e introduciendo un factor de gradualidad en el ajuste. Esta propuesta se someterá a trámite de audiencia la semana que viene por un plazo de 15 días.

La CNMC toma esta decisión con el tiempo justo para aprobar las circulares, que deben tener la luz verde antes del 31 de diciembre.