Las jornadas de huelga de tripulantes de cabina de Ryanair convocadas en septiembre se han cobrado sus primeras víctimas. La aerolínea ha despedido a tres empleados que secundaron los paros, dos de la base de Tenerife Sur y una persona de la de Málaga. 

Noticias relacionadas

Ryanair acusa a estos tres trabajadores de no haber obedecido la orden de operar un vuelo de servicio mínimo y abandonar su puesto de trabajo sin autorización. Una razón que desde los sindicatos denuncian porque, como explica el secretario de Organización de USO en Ryanair, Jairo Gonzalo, "lo que hicieron fue ejercer su derecho a huelga". 

Al parecer, según Gonzalo, no hay causas que acrediten estos despidos porque la empresa modificó los servicios mínimos en el transcurso de la jornada.

Según explica, en el caso de los dos tripulantes de Tenerife Sur, el 2 de septiembre fueron notificados como servicios mínimos para un vuelo y el mismo día la empresa cambió la actividad de sus vuelos, notificando a la plantilla de una nueva carta de servicios mínimos.

Estos entendieron que si la actividad original para la que estaban notificados no se iba a llevar a cabo, eran libres de ejercer su derecho a huelga. Aun así el responsable allí presente les pide que esperen durante más de cuatro horas y al cabo del tiempo descubren que su vuelo está siendo operado por la tripulación de otra base, cuenta Gonzalo.

Por otro lado, el despido de la sobrecargo de Málaga se debe a la negativa de la trabajadora de prestar el servicio de venta a bordo, la única forma de protesta que tenía este colectivo ante el decreto de servicios mínimos del Ministerio de Fomento. 

En este caso, el sobrecargo le dijo al comandante del avión que no puede vender la oferta de menú a bordo porque no es un servicio mínimo. Entonces, ofrece otras alternativas que este rechaza y, porteriormente, reporta a la empresa. 

Denuncia de sindicatos

Estos hechos han provocado desagrado en el sindicato USO, que ha denunciado los hechos ante la Inspección de Trabajo. Además, la próxima semana presentará las correspondientes demandas por despido improcedente. 

El representante sindical ha reivindicado que "Ryanair no solo ha vulnerado el derecho a huelga de sus trabajadores, sino que ahora lo está pagando con ellos". Además, critica que la empresa "declaró como servicios mínimos la totalidad de los vuelos y convocó a guardias permanentes a toda la plantilla. Incluso les quitó días libres". 

Por ello, Gonzalo pide al Gobierno que ponga límites a la empresa, para que esta "respete, de una vez, las leyes españolas".