Euskaltel va camino de cerrar su segundo mes consecutivo con pérdida de clientes, un hecho que no se producía desde hace más de un año. Las cifras de portabilidad a las que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, y que deben ser confirmadas por la CNMC, indican que la compañía dirigida por José Miguel García lleva perdidos en septiembre unos 3.000 clientes, una cifra similar a lo que se dejó en agosto.

Noticias relacionadas

El dato es significativo porque establece una tendencia negativa, justo en momentos en los que Euskaltel comienza a dar los primeros pasos para su expansión nacional, con un nuevo equipo directivo y después de lanzar en agosto una de las ofertas comerciales más agresivas de su historia

Hace un mes, la compañía de origen vasco puso en marcha un descuentazo del 70% sobre el precio de su paquete estrella durante seis meses, ofreciendo fibra de 500 megas, móvil y televisión por 19 euros. Un producto con el que pretendían poner en marcha el preludio de su agresiva apuesta por el bajo coste para expandirse a nivel nacional de la mano de la marca Virgin.  

Un modelo de crecimiento 'marca de la casa' y con el que José Miguel García alcanzó el éxito con Jazztel, pero que de momento no logra mejorar las cifras de Euskaltel. La serie histórica de portabilidad indica que desde noviembre del año pasado y hasta la salida del anterior CEO Francisco Arteche, la operadora siempre estuvo en cifras positivas ganando entre 2.000 y 8.000 líneas de móvil al mes. 

Arremetida de las grandes 'telecos'

No obstante, en agosto -el segundo mes de García al mando de la compañía y tras realizar una reestructuración del equipo directivo- la operadora vasca se dejó 2.800 clientes móviles y 3.400 fijas. Los datos hasta la tercera semana de mes confirman esta tendencia. 

¿Qué ha pasado? Las cifras de agosto confirman que Euskaltel ha perdido clientes con Telefónica, MásMóvil y Vodafone y que solo ha ganado líneas a Orange en un porcentaje muy pequeño. Esto quiere decir que, mientras prepara su asalto nacional, las grandes operadoras le han ganado terreno en sus plazas históricas: País Vasco, Galicia y Asturias, sitios donde son líderes del mercado.

Fuentes del sector consultadas por EL ESPAÑOL confirman este extremo: las operadoras han realizado esfuerzos por captar clientes en estos mercados y han ido a buscar a los históricos clientes de Euskatel.

Se rompe así el pacto no escrito entre la compañía vasca y el resto del sector, mediante el cual Euskaltel no salía de sus zonas naturales y Vodafone, Orange y Telefónica mantenían fuera de estas zonas de influencia su guerra comercial.

Despliegue en Cataluña

Fuentes de la competencia de Euskatel indican que ha sido la propia operadora vasca la que ha declarado su intención de ir a por todas con un plan de expansión nacional. La propia Zegona, fondo británico dueño del 21% de Euskaktel, utilizó este argumento para aupar a García como consejero delegado, aunque hasta ahora no han movido fecha para este anunciado despliegue.

De momento, han comenzado la segunda fase de expansión en Cataluña de la mano del RACC, un plan delineado por el anterior equipo directivo, pero mantienen en el aire el lanzamiento de su marca Virgin con la que en principio pondrían en marcha su expansión nacional.

Las informaciones confirmadas por EL ESPAÑOL indican que lo que hace dos meses era un agresivo plan para llegar rápido a toda España ha sido sustituido por una estrategia más pausada, con operaciones escalonadas y puntuales y con Virgin conviviendo con las marcas de Euskaltel (Euskaltel, R y Telecable) en vez de sustituirlas.

Retraso de la llegada de Virgin

El primer efecto es que se retrasa la llegada de Virgin a España. El objetivo de José Miguel García al ser nombrado consejero delegado de Euskaltel por Zegona era lanzar Virgin antes de que finalizara 2019, pero el nuevo calendario ha retrasado el comienzo de sus operaciones para mediados de 2020.

Las fuentes consultadas indican que estamos ante un problema exclusivamente de dinero y de sobrevaloración de la fuerza de Euskaltel. Antes de desembarcar en la compañía, José Miguel García tenía trazado un plan muy agresivo de expansión y de desembarco casi inmediato de Virgin. No obstante, la realidad le ha hecho constatar que los recursos de Euskaltel son más escasos de lo que pensaba.

La compañía redujo sus ingresos hasta los 334,5 millones de euros en el primer semestre de este año, lo que se tradujo en una caída del 20% de sus beneficios hasta los 22,9 millones. Unas cifras peores de lo esperado que se suman a un pasivo de casi 2.000 millones de euros con 1.388 millones de deudas a largo plazo y 185 millones de deudas a corto plazo.