El Corte Inglés se ha tomado en serio los deberes para contribuir a mejorar el medio ambiente. Tanto es así que espera que en breve el 100% de la energía consumida en sus instalaciones proceda de fuentes renovables

Noticias relacionadas

Se trata de un objetivo del que está cerca porque, según ha informado, el 98,5% de la energía que consumió en 2018 procedió de estas fuentes.

La empresa, que participa en el Programa "Protección del Clima" del Pacto Mundial de las Naciones Unidos y en la Mesa Europea de Comercio al por Menor, ha reducido también sus emisiones de CO2 en un 70% y ha consumido un 4% menos de electricidad.

Esto último lo ha conseguido gracias a la actualización de los sistemas de climatización, iluminación y elementos elevadores, lo que ha supuesto un ahorro anual de aproximadamente 3.500MWh. 

Además, ha reducido en un 7,2% el consumo de agua debido a las obras realizadas para el aprovechamiento interno del agua de rechazo. 

En el ámbito de los residuos, la empresa ha conseguido valorizar en el ejercicio 2018 un total de 56.850 Tm de residuos. En este sentido, El Corte Inglés está impulsando la economía circular, priorizando el uso de materiales sostenibles, fomentando el consumo responsable y gestionando los residuos que produce.

Construcción sostenible

El compromiso de la compañía con el medio ambiente le ha llevado, además, a integrar progresivamente el concepto de construcción sostenible. Así, la sede central del Grupo Informática El Corte Inglés ha obtenido el certificado LEED Gold, que acredita su sostenibilidad medioambiental.

En esta línea, el nuevo edificio de Viajes El Corte Inglés para clientes corporativos ha sido diseñado y decorado con materiales respetuosos, así como la nueva sede de Seguros El Corte Inglés, que ha incorporado criterios medioambientales en su remodelación.

Un Centro de Control

Para cumplir con este objetivo, El Corte Inglés ha constituido un Centro de Control que permite minimizar los consumos a través de diversos niveles de análisis, estableciendo comparativas y controlando la evolución por franjas horarias.

En él también se analizan otros aspectos que permiten la desagregación del consumo para cada ámbito, de forma que se puedan identificar anomalías y prescribir mejoras operativas.

La compañía dispone, además, de instalaciones solares fotovoltaicas de generación de energía, tanto para su vertido a la red como para autoconsumo.