Un año después del comienzo de la guerra del fútbol que ha agitado el sector y ha llevado la competitividad de las operadoras a niveles nunca antes vistos, MásMóvil se mantiene como líder en crecimiento de portabilidades.

Noticias relacionadas

Los datos a los que ha tenido acceso EL ESPAÑOL y que deben ser confirmados por la CNMC indican que la operadora amarilla ganó 250.000 líneas fijas de internet -las relacionadas con paquetes convergentes- y otras 460.000 líneas móviles entre agosto de 2018 y julio de 2019.

En total, unas 710.000 nuevas líneas en los últimos doce meses. Los datos presentados por la operadora en sus resultados semestrales indican que cerró la primera parte del año con 8,3 millones de clientes, de los cuales 1,2 millones son de banda ancha fija, 5,2 millones de móvil con contrato y otros 1,8 millones de móviles de prepago. Estas cifras no incluyen las cifras de julio de este año, aunque asumen en parte la ralentización de las portabilidades de los últimos meses.

Pese a que estos datos todavía mantienen a los amarillos lejos de Telefónica, Orange y Vodafone, les hacen reducir progresivamente las grandes diferencias que les separan de su principales competidores. Ya en 2018 la operadora ganó casi un millón de líneas móviles y fijas a sus rivales, una tendencia que se ha mantenido en los primeros siete meses de este año.

La guerra del bajo coste

Y lo ha hecho sin ofrecer fútbol y con una oferta de televisión muy reducida que se limita al decodificador de Agile TV que se ofrece a los clientes de Yoigo, su marca premium. No deja de ser llamativo que en medio de la guerra del fútbol, con Orange y Movistar ofreciendo importantes ofertas y con Vodafone intentando defenderse con descuentazos en televisión, la operadora con más portabilidades sea la que compite con ofertas convergentes casi sin contenidos audiovisuales.

Los datos de portabilidad acumulados de los últimos doce meses indican que en las líneas de internet, las que llevan red fija y van asociadas a paquetes convergentes, MásMóvil registró 251.000 altas, por las 140.000 que perdió Vodafone y las 294.000 que se dejó Telefónica. En este mismo indicador, Orange ganó 10.500 y Euskaltel 1.900.

¿Qué ha pasado? La guerra del bajo coste, al igual que en el caso de las altas móviles, se ha impuesto con gran fuerza en la industria desde este año 2019. Los usuarios de servicios de telecomunicaciones han cogido dos caminos. El primero es el del bajo coste contratando ofertas como las de MásMóvil -e incluso renunciando a tener televisión- y el segundo es el de los productos de alto valor.

Apuesta por el fútbol

MásMóvil -y las empresas de bajo coste- apuestan casi exclusivamente por dos productos: móviles e internet con fibra óptica, lo que ha hecho que gran cantidad de clientes se hayan pasado a esta modalidad. No es casualidad que Orange y Vodafone perdieran 65.000 clientes en televisión en el último trimestre, porque muchos han migrado a Netflix u otras OTT, o se han decantado por productos más premium como el de Movistar+.

Esta es la segunda tendencia del sector: la migración hacia oferta de mayor valor. Este movimiento es mucho más reducido que el del bajo coste, pero es verdad que un buen puñado de clientes han decidido apostar por derechos y productos más costosos como el fútbol.

Visto es datos, ¿ha servicio la apuesta de las operadoras por el fútbol?. Fuentes del sector indican que sí y que sus datos hubieran empeorado sin estos contenidos, además de que el crecimiento de MásMóvil podría haber sido un poco mayor. Además han conseguido elevar el valor de sus clientes, el ARPU, que mide la media de ingresos por clientes de las operadoras.

Datos de portabilidad móvil

¿Y que ha pasado en estos últimos doce meses con el móvil?  Según los datos de portabilidad a los que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, el grupo Vodafone se dejó entre agosto de 2018 y julio de 2019 un total de 456.000 líneas de móviles y Orange perdió 387.000 líneas.

De las tres grandes, la única que pudo resistir fue Movistar que en este mismo periodo se dejó 36.000 líneas fijas, una décima parte de las que perdió Orange y muy por debajo que las que se dejó Vodafone.

Datos que, sin embargo, están lejos de las 460.000 portabilidades que ganó MásMóvil en los últimos doce meses. Euskaltel, el quinto operador, se quedó con 22.000 altas y el operador móvil virtual Digi ganó 224.000 líneas móviles.