Las operadoras de telecomunicaciones han convertido a la televisión en su caballo de batalla durante los últimos años. Telefónica, Orange y Vodafone han utilizado sus ofertas audiovisuales como ejes de sus paquetes convergentes, aunque los datos no terminan de confirmar su apuesta.

Noticias relacionadas

Las cifras reportadas por las tres compañías indican que comparado con marzo, Orange perdió 41.000 abonados de televisión (hasta los 664.000 clientes), Vodafone se dejó 24.000 (hasta 1,29 millones) y Movistar ganó 11.300 (hasta los 4,1 millones).

Si sumamos los 65.000 clientes que perdieron Orange y Vodafone menos los 11.300 que ganó Telefónica, vemos que el sector se ha dejado en su conjunto 53.700 clientes de televisión, y ello pese a las grandes apuestas de las compañías por los contenidos audiovisuales.

¿Qué significa esto? Según las fuentes del sector consultadas por este periódico, parte de estos abonados que han abandonado las plataformas de televisión de las operadoras han migrado hacia OTTs como Netflix, HBO o Amazon Prime Video. Es verdad, que unos 11.000 clientes se han ido a Telefónica, pero los otros 50.000 clientes han preferido abandonar estas plataformas e incluso han decidido dejar de tener televisión.

Lowi, MásMóvil y Digi

Esta tendencia que se ha mantenido durante todo el año, se ha vuelto más acusada en el último trimestre debido al fin de las competiciones deportivas por lo que muchos clientes prefieren marcharse y no pagar en verano, a la espera de la nueva temporada de Champions League y de LaLiga.

Un movimiento que también se ha visto reforzado por las ofertas de bajo coste de las compañías, que por un precio mucho más bajo que un paquete convergente tradicional, ofrecen internet y móvil. No es casualidad que durante el primer semestre de este año, las marcas que más han crecido hayan sido Lowi, MásMóvil y Digi.

Un buen número de clientes han preferido pasarse a estas modalidades y contratar la televisión con Netflix -o con otra operadora similar- manteniendo un precio bajo en su paquete de fibra óptica y datos móviles y una televisión con un menor coste comparable. Otros incluso han preferido prescindir de la televisión.

No hay datos oficiales de Netflix, pero en la presentación de su último Informe Anual la CNMC indicó que Netflix, HBO, Amazon Prime, Sky y otros servicios de televisión online de pago podrían haber alcanzado en España los seis millones de abonados, casi los mismos que los 6,9 millones que acreditan las propias operadoras de telecomunicaciones.

¿Es solo precio?

Pero, ¿es solo precio? Las fuentes consultadas indican que el precio influye, pero no es lo único. En el otro lado de la balanza tenemos los contenidos y si son diferenciados o exclusivos mucho mejor. Este factor podría explicar precisamente que Movistar sea la única que gane abonados.

Telefónica es la única de las tres que tiene contenidos originales y que mantiene eventos deportivos exclusivos como la Fórmula 1 y LaLiga o la Champions que comparte con Orange. Un modelo similar al de Netflix en el que los usuarios encuentran producciones originales que no pueden ver en ningún otro sitio.

¿Y los acuerdos? Movistar y Orange integran Netflix en sus paquetes convergentes y Vodafone incluye la posibilidad de pagarlo con su factura. No obstante, las cifras indican que hay 50.000 usuarios que prefieren tener Netflix, otras OTT y nada de televisión, pese a estas ofertas que profundizan aún más la convergencia.