La estrategia de Vodafone para recuperar líneas móviles frente a la competencia no acaba de dar sus frutos. Se cumplen tres meses desde que el grupo que lidera Antonio Coimbra en España presentara su gran apuesta, las tarifas de datos ilimitadas y, por ahora, los resultados no han sido los esperados.

Noticias relacionadas

Muestra de ello es que, desde abril, la operadora británica ha perdido 135.000 líneas móviles a través del procedimiento de portabilidad. Los datos son claros. Las tarifas ilimitadas empezaban a comercializarse el pasado 14 de abril, mes en el que Vodafone se dejó 34.900 líneas. En mayo la situación empeoró y registró una caída de 63.000 líneas, pero en junio la situación no fue mucho mejor: 38.1000 líneas se dejó por el camino. 

Es decir, que los nuevos planes ofertados a los usuarios no han dado el resultado esperado, aunque desde Vodafone insistan en que es una apuesta a largo plazo y en que en los dos últimos meses se han visto afectados por la pérdida de los contratos corporativos de la Junta de Andalucía y el BBVA.

Destacan, además, el buen comportamiento de Lowi -lo que les hace mejorar sus cifras globales como grupo- llegando a positivo. Además, en el caso del fijo perdió 14.400 líneas el pasado mes.  

Dudas en el sector sobre la estrategia

Veremos qué ocurre cuando cierre el mes de julio, pero todo apunta a que Coimbra y su equipo tendrán que afinar su estrategia comercial de cara a futuro si quieren cosechar mejores resultados. De hecho, cuando se presentaron las ilimitadas de Vodafone, buena parte del sector alertaba de que esta estrategia no sería adecuada dado que en el mercado no existe una necesidad de datos ‘sin fin’, especialmente si para hacerte ‘ilimitable’ te obligan a ir a paso de tortuga.

Ahora mismo el consumo medio puede estar rondando los 2,5 gigas ó 3 gigas al mes, según datos de la CNMC respecto de consumo global dividido por el número de líneas. Si a eso le sumamos que vivimos en un mercado -el español- en el que la mayor parte de los hogares tienen internet de alta velocidad por wifi en su hogar o lugar de trabajo, el consumo de datos ilimitados no es una demanda que exista entre todos los consumidores. 

Una teoría que no defienden en Vodafone, quienes insisten una y otra vez en que serán los clientes quienes decidan si es o no la estrategia adecuada, ya que los videos y los juegos online son cada vez más recurrentes en movilidad. 

El precio es otra de las dudas que siguen vigentes en el mercado: el paquete más barato contempla móvil, tres gigas, 200 minutos y 5g, por 19,99 euros. Una oferta que, excepto por el 5G, es superada por la tarifa Móvil de O2, que por 20 euros ofrece llamadas ilimitadas y 20 gigas de conexión a internet. 

Si miramos a paquetes superiores, como la tarifa ilimitada por 40,99 euros, se incluyen llamadas ilimitadas, e internet también ilimitado pero a 2Mbps, una velocidad que viene a ser la mitad de la velocidad media que que ofrecen las redes 3G en Argentina, según datos de Opensignal. También, y según la misma consultora, es una velocidad cincuenta veces menor a la que disfrutan la media de los usuarios “normales” de Vodafone. 

Una vez más, la teoría del equipo de Coimbra es que esta última tarifa está pensada para quienes quieren olvidarse de la preocupación de calcular cuánto han descargado, ya que con 2 Mbps tienen más que suficiente para las tareas fundamentales de cualquier usuario: redes sociales, ver algún vídeo y navegar por webs. 

Esa tarifa es, precisamente, la que más escogieron sus usuarios durante el primer mes. Las ilimitadas habían conseguido 90.000 usuarios que, en su mayor parte, procedían de migraciones de otras tarifas de los propios clientes Vodafone. 

Los descuentos

De momento, la apuesta de Vodafone para revertir las bajas de los clientes tras abandonar el fútbol la pasada temporada no parece estar dando el resultado esperado. Sólo son tres meses, pero habrá que analizar los próximos trimestres para comprobar si a la británica no le toca hacer algún cambio que haga más atractivas sus ofertas. 

Sobre todo porque el otro polo de atracción que tiene en este momento es la oferta convergente con fibra. En ella ofrece un descuento del 50%, lo que deja la tarifa Vodafone One ilimitada a 31,99 euros con fibra a 100 Mbps y la velocidad en el móvil ‘capada’ a 2Mbps. La propuesta más completa, la Vodafone One ilimitada Total, con velocidades hasta 5G (donde esté disponible) se queda en 54,99 euros con máxima velocidad en la fibra (hasta 1Gbps).

El problema de esas tarifas es que, pasado el verano, duplicarán su precio y serán mucho menos competitivas que otras propuestas de la competencia. ¿Servirán estas ofertas temporales para atraer nuevos abonados? Tiempo al tiempo, pero no parece que, por ahora, la avalancha de datos de la que presumen en sus anuncios haya sido reclamo suficiente para atraer nueva clientela.