Revés judicial en la guerra de la hermana del expresidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez, contra las hijas de éste: Marta y Cristina. María Antonia Álvarez reclamaba a la justicia la anulación de la adopción de las hermanas, algo que la justicia ha rechazado este miércoles en un auto remitido a las partes. 

Noticias relacionadas

Según ha podido conocer EL ESPAÑOL, la magistrada considera que María Antonia Álvarez "carece de interés protegible que le permita discutir la validez de la adopción" que su hermano hizo de sus hijas. 

No sólo eso, es que el auto reconoce que tanto Marta como Cristina Álvarez son las herederas universales de Isidoro Álvarez y, por tanto, no cabe poner en duda el testamento que dejó tras su fallecimiento. Por tanto, recuerda a la madre de Dimas Gimeno que no tiene derechos sucesorios sobre la herencia, más allá de lo que su hermano decidió otorgarle. 

La magistrada ha decidido que el procedimiento quede archivado y no ve necesario que se celebre un juicio. Además condena a la demandante a pagar las costas procesales. 

Marta Álvarez será la nueva presidenta 

En su demanda, la madre de Dimas Gimeno aseguraba que la adopción de Marta y Cristina se produjo "en fraude de ley", ya que no se daban las condiciones de convivencia necesarias para poder llevar a cabo un proceso adoptivo. 

La decisión de la magistrada llega después de que se conozca que Marta Álvarez será la nueva presidenta de El Corte Inglés si lo aprueba el próximo consejo de administración del grupo. Una decisión distinta a la que se ha visto hoy hubiera puesto en riesgo su nombramiento, pero también el equilibrio de poderes que se registra en el accionariado de la compañía. 

Ahora, y tras confirmarse que la adopción de Marta y Cristina fue ajustada a la ley, las hermanas Álvarez seguirán controlando el 69% de IASA. Se trata de la sociedad patrimonial que heredaron de Isidoro Álvarez y que es el segundo accionista de los grandes almacenes.