Arturo Criado Nerea San Esteban

El Corte Inglés ultima el nombramiento de Marta Álvarez Guil como presidenta de los grandes almacenes. De este modo, las riendas de la empresa quedarían en manos de una de las hijas de Isidoro Álvarez, apenas un año después del nombramiento de Jesús Nuño de la Rosa como presidente.

Noticias relacionadas

Según han confirmado a EL ESPAÑOL fuentes cercanas a la compañía, este nombramiento tendrá lugar durante el consejo de administración que El Corte Inglés celebrará el próximo mes de julio. En el seno del consejo se da por descontado que el nombramiento saldrá adelante.

La de Marta Álvarez será una presidencia ejecutiva, aunque sus responsabilidades estarán circunscritas al ámbito estricto de la organización del consejo de administración, la representatividad de El Corte Inglés y las relaciones con los principales accionistas de la compañía. 

El actual presidente, Jesús Nuño de la Rosa, pasaría a ocupar el cargo de consejero delegado, cargo que ocupaba junto con Víctor del Pozo desde octubre de 2017. Al parecer, en el seno del consejo de administración la figura de que existan dos CEO es muy bien valorada, dado que -de forma indirecta- es el esquema que se venía manteniendo desde la época de Isidoro Álvarez. 

Con la reformulación de los primeros puestos de El Corte Inglés, Nuño de la Rosa, tendrá la responsabilidad de la parte 'industrial' del grupo, mientras que Víctor del Pozo mantendrá sus funciones dentro del área de compras de los grandes almacenes. 

Nuño de la Rosa fue nombrado como quinto presidente de El Corte Inglés hace ahora un año. Era el primero que no provenía de las familias fundadoras de los grandes almacenes. Con su nombramiento se ponía fin a una de las etapas más convulsas en la historia reciente de los grandes almacenes: la guerra accionarial entre las hermanas Marta y Cristina Álvarez con el expresidente, Dimas Gimeno. 

De hecho, la llegada de Nuño de la Rosa a la presidencia era la opción escogida por todas las partes implicadas -y la mayoría del consejo- como figura de consenso para poner punto final a una situación que estaba dañando la imagen de los grandes almacenes.

Marta Álvarez ya sonó como presidenta

De la Rosa, un hombre forjado en la casa, aceptaba el reto de ser ese presidente que sirviera como 'pacificador' del consejo de administración. Eso sí, explican las fuentes consultadas, de forma transitoria pues él se siente mucho más cómodo con la figura de gestión que de representación institucional. Así que, superado el primer año y con la normalidad de vuelta a todas las áreas de la compañía, Nuño de la Rosa ha pedido volver a sus funciones como consejero delegado. 

El nombre de Marta Álvarez ya sonó para hacerse con la presidencia cuando se forzó la salida de Dimas Gimeno, pero la necesidad de calmar los ánimos entre las distintas facciones accionariales hicieron que se buscara la opción de Nuño de la Rosa como alternativa. 

Ahora su nombre vuelve a estar sobre la mesa y, casi con toda seguridad, saldrá elegida como presidenta de los grandes almacenes. Por delante tendrá el reto de seguir profesionalizando la gestión de El Corte Inglés y transformando sus órganos de Gobierno en los de una empresa del siglo XXI. Para ello tendrá también que introducir nuevos cambios en el consejo de administración alejando a sus miembros de las familias fundadoras e incrementando la presencia de independientes. 

La llegada de Marta Álvarez a la presidencia se produce casi un año después de la salida de Dimas Gimeno de la presidencia de los grandes almacenes. Fue horas antes de la última Junta de Accionistas de El Corte Inglés, celebrada en agosto pasado, cuando se llegaba a un acuerdo in extremis entre la compañía y el expresidente para que abandonara su puesto. Lo hacía tras meses de enfrentamientos con Marta y Cristina Álvarez que son, al mismo tiempo, las mayores accionistas de la compañía. 

Las hermanas Álvarez -hijas del expresidente Isidoro Álvarez- creían que la labor de Gimeno no acababa de ajustarse a las necesidades que tenía El Corte Inglés, por lo que forzaron la salida de su primo que llegaba al cargo tras la muerte del expresidente en septiembre de 2014.

Dimas Gimeno

La salida de Gimeno devolvía la paz a El Corte Ingles tras una etapa convulsa. Se llegó a un acuerdo para poner punto final a buena parte de los litigios que Dimas Gimeno había iniciado contra la compañía. El primero de ellos, por el consejo de administración celebrado a finales de julio de 2018 en el que se promovía su cese. Al mismo tiempo, se querelló contra Juan Carlos Fernández Cernuda, exdirector de seguridad, por diversos delitos societarios. Una querella que quedó -finalmente- archivada por la justicia. 

Pese a que las aguas en El Corte Inglés han vuelto a su cauce, no ocurre lo mismo en la Cartera de Valores IASA. Hablamos de la sociedad patrimonial de Isidoro Álvarez, que heredaron Marta y Cristina Álvarez, junto a Dimas Gimeno, su madre y su tío. Es la compañía que posee la mayor parte de las acciones del grupo, con el 22%. A través de ella todos tienen participación indirecta en los grandes almacenes. 

En esa sociedad Dimas Gimeno, su madre y su tío mantienen distintos litigios contra Marta y Cristina por diferentes cuestiones relacionadas con decisiones adoptadas en IASA, así como por la herencia de Isidoro Álvarez. Todas esas demandas están judicializadas, y es posible que se vayan resolviendo en las próximas semanas.