Uno de los principales caballos de batalla de la próxima legislatura serán los cambios en el mercado de trabajo. El Partido Socialista, con Pedro Sánchez a la cabeza, ya ha anunciado su intención de reformar el Estatuto de los Trabajadores y abordar distintos cambios en materia laboral que pongan fin a la reforma llevada a cabo en 2012 por el Gobierno de Mariano Rajoy. 

Noticias relacionadas

Aunque habrá que esperar a la formación de Gobierno (algo que prevén para octubre) y a conocer quién ostentará la cartera de Trabajo, la patronal CEOE empieza a velar armas y a preparase de cara a las negociaciones que están por venir. Así que durante estos días algunas de las comisiones de la CEOE se reúnen para analizar cuáles van a ser las propuestas que los patronos harán en la mesa del diálogo social. 

Según ha podido saber EL ESPAÑOL, la organización que lidera Antonio Garamendi trabaja en distintos ámbitos. El primero de ellos es la adaptación del ámbito de aplicación del Estatuto de los Trabajadores a las nuevas realidades. Es decir, a nuevos empleos como pueden ser los ‘riders’ o todos aquellos que trabajan en compañías de la llamada ‘nueva economía’. 

Registro de jornada

También se quieren hacer propuestas en torno a las modalidades de contratación que hay actualmente, posibles reformas y bonificaciones que pudieran adoptarse, así como analizar la manera en la que las empresas pueden trabajar junto a las oficinas del Servicio de Empleo y las universidades para adaptar la oferta y la demanda de empleo. 

A buen seguro que en estas reuniones que se mantienen estos días se hablará del registro de jornada obligatorio. A las empresas les preocupa -y mucho- el absentismo laboral. No hay que olvidar que, según datos de ADECCO, este fenómeno tuvo un coste en 2018 de 85.100 millones de euros, un 10% más que un año antes. Además, y como suele ocurrir en épocas de bonanza, en los últimos trimestres se nota un repunte del absentismo. 

Igualmente, y según explican las fuentes consultadas, se hará un análisis de cómo deben ser las relaciones laborales en los próximos años. Se quiere hacer propuestas para abordar nuevas fórmulas de organización del trabajo, así como de la manera de computar los tiempos de trabajo. 

Analizar la jornada de 34 horas 

Precisamente este último punto es uno de los que más preocupa en la patronal CEOE, ya que se da por hecho que será fuente de conflicto laboral tras la entrada en vigor del nuevo registro horario. 

Tal y como explica Beatriz Ruiz Vela, abogada del área de derecho Laboral de KPMG Abogados, “la determinación del tiempo de trabajo a los efectos de identificar el concepto de jornada de trabajo no es tarea fácil por cuanto ello va a depender de múltiples factores y de las peculiaridades de cada una de las distintas formas de prestar servicios que tienen los trabajadores en las empresa”. 

Los empresarios empiezan así a prepararse ante lo que está por venir. Incluso, no se descarta que en los próximos días pueda haber algún análisis sobre las últimas propuestas de Podemos para implantar una jornada laboral de 34 horas a la semana. También están analizando distintos aspectos sobre la negociación colectiva (como la prioridad del convenio de empresa o la ultraactividad de los convenios), en donde el choque con los sindicatos está casi asegurado. 

Para la patronal es fundamental que se conozca quién será el nuevo interlocutor con el que tendrán que negociar todas estas cuestiones junto a los sindicatos. Tal y como ha contado EL ESPAÑOL, algunas empresas ya presionan a Pedro Sánchez para intentar que Magdalena Valerio repita como Ministra de Trabajo.  

Por el momento la patronal no va a lanzar ninguna propuesta de forma pública. Según explican las fuentes consultadas la CEOE está empezando a analizar cuáles deben ser las ideas básicas que deben defenderse cuando llegue el momento.