España destaca sobre los demás, pero su borrador no es perfecto. El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), enviado a Europa por el Gobierno de Sánchez, ha recibido el único aprobado de la European Climate Foundation, que ha analizado los borradores de los 28.

Noticias relacionadas

Detrás de España, países como Francia rozan el aprobado, seguido este por Grecia y Suecia. No obstante, y aunque España consigue el puesto número uno (ver tabla inferior), su puntuación no llega muy lejos. A ojos de los expertos de Ecologic Institute and Climact, que han elaborado el informe, el borrador español tiene defectos. 

Entre otras cosas, destaca el informe que el PNIEC fue presentado con retraso (de más de dos meses), que las consultas no se celebraron con suficiente antelación para ser tenidas en cuenta, y que se echan de menos algunos puntos importantes como el de la cooperación regional para lograr los objetivos. En este sentido, el citado informe analiza el nivel de ambición, el nivel de detalle de las políticas y medidas descritas y la calidad del proceso de redacción.

Puntuación recibida por los países según su borrador del PNIEC. European Climate Foundation

Además, recalcan que, aunque el borrador español menciona la posibilidad de aplicar el mecanismo de flexibilidad de Usos de la Tierra, Cambios del Uso de la Tierra y Selvicultura, UTCUTS (Land Use, Land Use Change and Forestry, LULUCF, en inglés), no está claro si uso está previsto realmente.

En cuanto a los detalles del PNIEC español, destacan entre los puntos clave que, para 2030, el plan de Ribera prevé un 42% de renovables sobre el uso final de la energía y un 74% de energía renovable en la generación eléctrica, así como un 39,6% de mejora de la eficiencia energética.

Un reconocimiento para España, que logra una puntuación muy por encima de la media europea (del 52,4 frente al 29), pero que evidentemente la sitúa muy lejos del 100. No en vano, creen los autores del informe que, por el momento, ninguno de los planes está "a la altura de las ambiciones" establecidas por la Unión Europea y por el Acuerdo del Clima de París, que han firmado la UE y los 28 estados miembros. 

Cambios hasta final de año

No obstante, recalcan, son solo borradores. Hasta final de año, de hecho, estos planes pueden ser modificados (en España estuvo sometido a consulta pública hasta el 1 de abril). Entre los puntos débiles que encuentra el informe, destacan los planes para eliminar de forma gradual el carbón, el poco detalle que existe sobre las inversiones que van a ser necesarias, y que, en general, no queda claro cómo se va a llegar a cero emisiones en 2050.

Aunque la Comisión Europea emitirá su opinión sobre los borradores el próximo mes de junio, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ya ha celebrado el contenido del informe presentado este jueves, aunque asume: "Es un primer paso que hay que materializar rápidamente para seguir avanzando".