Mazda cerró el pasado ejercicio fiscal (de abril de 2018 a marzo de 2019) con un beneficio neto atribuido de 516 millones de euros, lo que representa una caída del 43,4% si se compara con los datos del año precedente.

Noticias relacionadas

La reducción de las ganancias anuales de la firma nipona se explica por las menores ventas contabilizadas en mercados clave como Estados Unidos, China o Australia, a pesar del crecimiento contabilizado en Asia-Pacífico y en Japón.

La compañía automovilística cerró el año fiscal 2018-2019 con un volumen de negocio de 28.981 millones de euros, un 2,6% de crecimiento si se compara con los ingresos del año fiscal previo.

Entre abril del año pasado y marzo de 2019, la firma contabilizó un beneficio operativo de 674,9 millones de euros, lo que se traduce en una fuerte disminución del 43,3% en comparación con el ejercicio 2017-2018.

Así, las matriculaciones mundiales de Mazda cerraron el ejercicio fiscal con un volumen de 1,56 millones de unidades, lo que supone un descenso del 4% respecto a los datos del año precedente, cuando se registró un récord comercial.

Para el año fiscal actual, que finaliza en marzo del año que viene, la compañía estima registrar un beneficio neto atribuido de 650 millones de euros, un 26% más, y una cifra de negocio de 30.081 millones de euros, un 3,8% más.

Plan estratégico

Por otro lado, la corporación nipona ha presentado un plan estratégico a medio plazo que contempla entre sus objetivos registrar una facturación en el entorno de 36.585 millones de euros para 2025, un 26% más que la contabilizada al cierre del año fiscal pasado.

Entre las previsiones de la firma para 2025 también destaca el contar con un retorno sobre ventas del 5% o superior, así como contabilizar unas inversiones de entre el 7% y el 8% de media sobre la cifra de negocio.

La multinacional automovilística, en el marco del plan a medio plazo, tiene el objetivo de comercializar alrededor de 1,8 millones de vehículos en todo el mundo para el año 2025, lo que supondrá una subida del 15% en comparación con el cierre del año fiscal precedente.