Primark quiere seguir creciendo en España. La cadena irlandesa ha presentado sus resultados correspondientes al ejercicio fiscal de 2018, que cerró en agosto, con un incremento en las ventas de un 5% en el territorio español. En las mismas cuentas, ha señalado que provisiona 10 millones de euros para la apertura de nuevas tiendas.

Noticias relacionadas

Según ha indicado la compañía en su informe de gestión, "las ventas en territorio nacional han aumentado en un 5%, principalmente debido al efecto de la apertura de este año (Valencia) más la operación a año completo de las aperturas del ejercicio anterior (Palma, Granada y Tarragona)".

Con todo, Primark, que cuenta con 47 tiendas en España, quiere seguir expandiéndose por la península para que sus ventas sigan creciendo a medida que lo hacen sus puntos de venta. 

Primark facturó hasta agosto de 2018 1.428 millones de euros, un 2,95% menos que el año anterior, si se tiene en cuenta la facturación conseguida en Irlanda, en contraste con los resultados que la empresa ha cosechado en España. Los beneficios de la compañía alcanzaron los 96 millones de euros, un 57% más que en el ejercicio anterior.

Si se tienen en cuenta los resultados que suman España e Irlanda, las cifras de Primark encajan con las del resto del sector textil. Las ventas cayeron un 2,2% en 2018 y los márgenes empeoraron, según las cifras aportadas por la patronal del textil, Acotex.

Riesgos para la compañía

Precisamente la reducción de los márgenes es uno de los riesgos a los que apunta la compañía en su informe de gestión. El aumento de la competencia, los mayores costes de las materias primas o la exposición a los movimientos en los tipos de cambio pueden debilitar los resultados de Primark.

La reducción del gasto en consumo y el aumento en los tipos del IVA completan el podio de los riesgos que contempla la compañía. "Estos riesgos se gestionan a través de un sólido enfoque en la política de fijación de precios y en una comercialización efectiva derivada de la experiencia minorista y los servicios proporcionados por Primark en Irlanda", detalló en las cuentas.

La cadena irlandesa redujo el pasado ejercicio sus compras en un 51,2%, de los 178 millones de euros en 2017 a los 85 millones de 2018. La compañía tuvo durante el pasado ejercicio fiscal un 9,5% más de empleados, hasta los 6.298 entre España e Irlanda, aunque la cifra destinada a sueldos fue un 15,4% inferior.