MásMóvil fue el gran ganador de la guerra de portabilidades del 2018, un liderazgo que se está manteniendo durante el primer trimestre de este año. Datos arrolladores que han obligado al resto de operadoras como Vodafone a mover ficha y a cambiar sus estrategias. No obstante, esta avalancha de nuevos clientes no está siendo acompañada por un crecimiento proporcional de sus ingresos. 

Noticias relacionadas

Las cifras aportadas por la propia compañía indican que el crecimiento de número de líneas es muy superior al de ingresos, lo que en términos prácticos significa que los clientes nuevos están pagando menos por los servicios contratados que los que ya eran usuarios de los diferentes servicios de la operadora. 

En el año 2018, MásMóvil llegó a las 7,75 millones de líneas, lo que supone un crecimiento del 41%. Sin embargo, sus ingresos por servicio llegaron a los 1.183 millones de euros, un 17% más, y sus ingresos totales llegaron a los 1.452 millones, un 12% de crecimiento. 

Con estos datos, el coste medio por cliente en 2018 se quedó en 152,6 euros al año en ingresos por servicio (12,7 euros por mes), lo que se traduce en un retroceso del 16% respecto de los 183,1 euros (15,2 euros mensuales) que representó en 2017. Si la ecuación la hacemos con ingresos totales, la reducción fue del 20,1%, pasando de 236,5 euros (19,7 euros) a los 187,2 (15,6 euros al mes).

Banda ancha fija vs móvil

El "milagro" de MásMóvil es menos sorprendente al conocer estos datos y comprobar que el crecimiento es importante a nivel de líneas, pero que en términos de ingresos es mucho más racional. Del mismo modo, si ponemos la lupa en el tipo de ingreso, podemos ver que el gran desequilibrio se produce en los ingresos por banda ancha fija.

Los datos trimestrales de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicados a comienzos de abril indican que el aumento de ingresos de MásMóvil en internet fijo es mucho menor que el de sus clientes totales. Las cifras del regulador -aportadas por las propias operadoras- indican que en el último trimestre de 2017 sus 503.102 líneas o clientes ingresaron 18,6 millones de euros, equivalentes a 37 euros por cada línea en tres meses o 12,3 euros al mes. 

Un año después y con casi el doble de clientes (981.174), los ingresos se situaron en 28,1 millones, rebajando el ingreso trimestral por cliente hasta los 28,6 euros y 9,54 euros al mes. De esta manera, si se compara el último trimestre de 2017 con el último de 2018 -un baremo mucho más representativo de las variaciones y portabilidades mensuales- el coste por cliente se redujo en más de ocho euros, es decir, un 22% de retroceso.

En el caso de las líneas de banda ancha móvil -buena parte de los ingresos de MásMóvil- la CNMC contabiliza 5,1 millones de los 6,75 accesos totales de hogares de la operadora. En este caso, los ingresos en el cuarto trimestre de 2018 fueron de 171,19 millones de euros, lo que se traduce en unos 33,6 euros de ingresos por abonado al trimestre (11,2 euros al mes), un dato que representa un leve crecimiento del 7% frente a los 31,4 del cuarto trimestre de 2017. Un periodo en que los ingresos por banda ancha móvil fueron de 138,4 millones y 4,4 millones de clientes. 

A la espera de los datos trimestrales

La explicación a estas dos variables -la de fijo y móvil- es la filosofía del bajo coste (low cost) impulsada por MásMóvil, que consiste en dar muchos servicios por un coste menor que su competencia. Esto genera un gran incremento de clientes, pero con un crecimiento de ingresos a una velocidad menor. Se logra así un retroceso del ingreso por cliente que reflejan estos datos del operador amarillo.

El número de accesos o líneas no siempre coincide con el de clientes porque muchas veces un cliente tiene varias líneas o incluso un paquete convergente con dos o hasta tres productos. Sin embargo, estos datos representan una buena radiografía de la estrategia del operador.

Meinrad Spenger, CEO de MásMóvil, explicó en la rueda de prensa de presentación de resultados de 2018, que la diferencia entre el crecimiento de ingresos y de clientes se explica, en parte, porque al cerrar el año no se terminó de incluir la facturación de todos los clientes ganados, tanto de manera orgánica como por la compra de otros operadores como LlamaYa. 

De hecho, Spenger apuntó que los ingresos por los nuevos clientes se empezará a notar a partir de este trimestre. En cualquier caso, el propio MásMóvil reconoce que su modelo apuesta precisamente por elevar los ingresos -un 17% en el caso de 2018-, algo que consiguen gracias a un volumen de clientes que crece proporcionalmente a un nivel mucho mayor que los ingresos. Es el 'mantra' del bajo coste.