Pablo Iglesias quiere acabar con el modelo de las plataformas de envío a domicilio forzándolas a ofrecer contratos a todos los riders desde el minuto uno. Algo que, básicamente, supondría la desaparición de compañías que basan su actividad en la flexibilidad y en que los trabajadores autónomos puedan compatibilizar un trabajo que hoy puede ser a jornada completa o sólo unas pocas horas al día, con otras actividades, con otras plataformas o con el estudio.  

Noticias relacionadas

Iglesias mencionó en el debate de Atresmedia directamente a Deliveroo, aunque otras compañías como Glovo entrarían en el mismo saco.

Aunque recientemente los riders fueron incluidos en el Acuerdo Laboral Estatal de Hostelería (ALEH), las plataformas aseguran que su modelo no encaja en este régimen porque ellos mantienen que no mantienen relaciones laborales con los repartidores. 

Sentencias como goles 

Un aspecto en el que no se ponen de acuerdo los tribunales, que reparten sentencias como goles en un partido de fútbol que Glovo y Deliveroo van ganando 3-2. Estas plataformas, junto a Adigital y la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y otras entidades, promueven la figura del trabajador autónomo económicamente dependiente, una figura que ya existe pero que promueven fomentar con la denominación de TRADE digital. 

Esta figura ofrecería descansos y vacaciones pactadas, así como la indemnización en caso de ruptura unilateral del contrato y una remuneración que no debe estar por debajo de los 1.050 euros mensuales.