Cuando en España aún se están preparando los cimientos que soportarán el nuevo mercado liberalizado de transporte de pasajeros por ferrocarril, en Italia la competencia ferroviaria es una realidad. Concretamente, una en la que el número de pasajeros ha crecido el 80% y el coste de los billetes ha bajado un 40% en seis años y que no para de repartir alegrías económicas a sus participantes. 

Noticias relacionadas

Una lluvia de millones en la que Trenitalia, el operador público italiano, ha resultado ser el gran ganador. La compañía pública no solo no se ha visto perjudicada por la entrada en su mercado de Italo, el primer operador privado de alta velocidad que comenzó a operar en 2012, sino que, además, la compañía muestra una salud financiera de hierro. 

El grupo ha completado una transformación radical a través de un giro financiero combinado con la puesta en marcha del servicio de alta velocidad y la renovación de la flota. Esta estrategia ha permitido a la empresa anotarse beneficios de 464 millones en 2015, 772 millones en 2016 y 552 millones en 2018

La compañía pública italiana mueve 8.000 trenes al día entre sus distintos servicios. En ellos transporte 600 millones de pasajeros y 50 millones de toneladas de carga por año. Todo esto en una red red ferroviaria que abarca más de 16.700 kilómetros. Una red en la que la alta velocidad ocupa 1.000 kilómetros.

Eficiencia, digitalización y material rodante

La fórmula de este éxito se puede reducir a tres conceptos: Eficiencia en la utilización de recursos, digitalización y la apuesta por utilizar material rodante de última generación.

Trenitalia comenzó antes de la puesta en marcha de la liberalización efectiva del mercado italiano, en 2012, un proceso de modernización muy profundo. El grueso de la red de alta velocidad del país transalpino se inauguró entre 2004 y 2009. 

En septiembre de 2010, Trenitalia adjudicó al consorcio formado por el constructor canadiense Bombardier (que controlaba un 40%) y la entonces italiana AnsaldoBreda (que controlaba el 60% restante) la fabricación de 50 trenes valorados en 1.540 millones de euros.

A comienzos de 2013, la primera unidad de estos trenes estuvo lista para comenzar la fase de pruebas, mientras continuaba la fabricación del resto de unidades. Estas nuevas unidades fueron entrando en servicio. 

Inversión de 6.000 millones

En Trenitalia consideran que lo mejor está por llegar. La compañía ha diseñado un plan estratégico para el periodo 2017-2026. Su objetivo es casi duplicar los ingresos de la empresa en 10 años. Pasar de los 9.005 millones conseguidos durante 2006 a 17.600 millones en 2026.

En este proceso la empresa quiere pasar de tener un beneficio operativo de 957 millones de euros a 1.474 millones.

Ferrovie, Battisti, CEO de Ferrovie dello Stato Italiane, matriz de Trenitalia ha anunciado un importante plan de inversiones. "Contaremos con 600 nuevos trenes para el transporte regional. El plan que tenemos en mente es llegar a 1.000, incluidos los 300 que ya se han entregado, lo que permitirá que nuestra flota se renueve por completo".

El mandatario explicó como esperan financiar estas compras. "Las inversiones para trenes regionales ascenderán a 6.000 millones. Los recursos saldrán tanto de nuestra propia financiación como de la captación de bonos verdes".

Planes de internacionalización

En el contexto de la apertura del mercado español de cara a diciembre de 2020 se abre una cuestión, ¿estará interesada Trenitalia en competir con Renfe en España? El plan estratégico de la italiana apunta a que, por el momento, la española no tiene que preocuparse.

Según este documento el foco internacional de Trenitalia apunta a la ruta París-Bruselas, al mercado británico, al mercado griego, a la ruta París-Burdeos y a la ruta Hamburgo-Colonia. 

Pero una cosa es lo que dicen los planes estratégicos a nueve años y otra, bien distinta las decisiones que se toman para aprovechar oportunidades estratégicas. En España aún se espera a que Ilsa, el grupo participado por Acciona y los accionistas de Air Nostrum, anuncie un socio industrial.

Desde la propia Renfe señalan que lo más probable es que este puesto lo ocupe la empresa pública francesa SNCF, que ya fue accionista de Italo. Pero las negociaciones aún no están cerradas.

España es el mercado con más kilómetros de alta velocidad de Europa y uno de los que más los infrautilizan, según los estudios de la propia CNMC. Fuentes cercanas a uno de los fabricantes de trenes que opera en España indican que aún hay partido y que Trenitalia puede tener algo que decir. Una decisión que desde las mismas fuentes apuntan no tardaremos mucho en conocer.