Renfe cree que tiene herramientas de sobra para hacer frente a sus competidores una vez tenga lugar la liberalización del transporte ferroviario, en diciembre de 2020. Así lo ha manifestado el presidente de la compañía, Isaías Táboas, durante la presentación del plan estratégico de la compañía para los próximos cinco años.

En concreto, el presidente de la operadora ha explicado que "hasta el escenario de máxima competencia con un competidor que lanzara servicios en nuestros cinco principales corredores, con 12 frecuencias al día, al 40% de nuestra actual tarifa, podríamos competir.

Respecto a su futuro servicio 'low cost' Táboas ha declarado que su plan marca que lo lanzarán "unos meses antes" de que en diciembre de 2020 el transporte de viajeros en tren se abra a la competencia.

De una forma u otra lo que en Renfe tienen claro es que la entrada de competencia va a modificar su negocio tal y como lo conoce. El plan estratégico de la compañía señala que pese a que la entrada de competidores en alguno de sus corredores de alta velocidad podría hacerles perder cuota en los mismos, la operadora tiene capacidad para compensar esta potencial pérdida de ingresos.

¿Cómo? Renfe va a actuar en tres campos: Por un lado ampliará su oferta comercial tanto con la opción de 'low cost' pero también mejorando la actual. El objetivo de la operadora es atraer a usuarios que a día de hoy no viajan en alta velocidad.

Para explicar la oportunidad que hay aquí el presidente de Renfe ha tomado como ejemplo la ruta Madrid-Barcelona. "Actualmente nos ocupamos del 30% de los viajes que se realizan entre las dos ciudades. Podemos generar productos que nos permitan atraer a usuarios que hoy optan por el avión, el bus o el coche".

"Vamos a salir nosotros a por los contratos"

En segundo lugar el plan estratégico de la operadora señala a la internacionalización. "Hasta ahora, cuando hemos salido fuera, lo hemos hecho porque han venido a buscarnos. Ahora vamos a ser nosotros los que vayamos a por los contratos. Vamos a estudiar las oportunidades que se van a abrir en Europa y vamos a ir a por ellas con todas nuestras capacidades". 

El último elemento que el presidente de Renfe ha esgrimido para paliar los efectos de la entrada de la competencia será una apuesta total por la eficiencia. Una decisión que va a afectar a todos los estamentos de la organización. Obviamente, en este apartado el mantenimiento de los trenes va a jugar un papel muy destacado ya que para Renfe será clave ser capaz de que sus trenes recorran más kilómetros y estén disponibles más días al año.

En la mejora de la eficiencia de la compañía va a jugar un papel muy destacado el materia rodante. Táboas explicó que Renfe ya ha puesto en marcha la primera tanda de licitaciones de su macro contrato de 3.000 millones de euros. El primero de los lotes licitado el pasado lunes está valorado en 287 millones y lo componen 31 trenes de ancho métrico y seis unidades de montaña.

Durante los próximos meses, se irán presentando el resto de lotes en los que destaca el previsto para marzo. Se trata de una licitación centrada en trenes de Cercanías, valorada en 1.600 millones de euros y que se repartirá en varios contratos. Una decisión que pretende acelerar lo máximo posible la llegada de estos trenes a las vías. 

Renovar casi un tercio de la plantilla en cinco años

Como en todas las empresas, la clave de un plan estratégico no es lo que dice el 'Power Point' o el 'Excel' sino la capacidad que tienen las personas de la organización de ejecutarlo. En este apartado va a jugar un papel fundamental el plan de empleo asociado a este plan estratégico.

Táboas cifró en unas 900 personas al año el ritmo al que se van a sustituir las plazas de los empleados que se jubilan por nuevos trabajadores, durante los cinco años de este plan estratégico. Con ese ritmo, casi un tercio de la plantilla de Renfe será nueva en el próximo lustro. Un ritmo de sustituciones que al presidente de la operadora ferroviaria le gustaría aumentar y que "va a pelear con el ministerio de Hacienda".

En esta proceso el directivo pretende modificar el mix de empleados de la compañía. Por un lado, la empresa aspira a ser paritaria en 2028 y que en 2023 las mujeres lleguen al 35% del total de los empleados respecto al 12% actual. En lo que se refiere a los perfiles profesionales habrá departamentos que perderán peso respecto a la situación actual para que otros lo ganen. 

Dos perfiles van a ser claves en este aspecto: los encargados en impulsar la internacionalización de la empresa y los encargados en acelerar la digitalización. Unas tipologías de trabajadores que van a sostener dos de los elementos claves de este plan.

Con este plan Renfe pone los cimientos de su estrategia para los cinco próximos años. Un periodo en el que el sector ferroviario va a mutar en España y Europa debido a la liberalización del mercado. Del grado de cumplimiento de este plan dependerá el papel que Renfe va a jugar en este nuevo mercado. En estos años se decidirá si la operadora española va a ser un jugador local que conviva con la competencia o un actor protagonista dentro y fuera de sus fronteras.