Renfe afronta este viernes una jornada de huelga convocada por el sindicato minoritario CGT, que obliga a la compañía ferroviaria a cancelar 571 trenes coincidiendo con la 'operación salida' de las vacaciones de Navidad y las movilizaciones previstas en Barcelona.

Noticias relacionadas

Los servicios mínimos dictados por el Ministerio de Fomento ante el paro garantizan la circulación del 78% de los trenes habituales de AVE y Larga Distancia y el 65% de los de Media Distancia (regionales).

En el caso de Cercanías, los servicios esenciales aseguran la circulación del 50% de los trenes, un porcentaje que se eleva hasta al 75% en 'hora punta'.

Del total de trenes cancelados por no estar incluidos en esta carta de servicios mínimos, 160 de ellos son AVE y Larga Distancia, y otros 411, de Media Distancia (regionales).

En resolución de servicios esenciales, Fomento atribuye estos porcentajes de mínimos a que la huelga se ha convocado en un día de "excepcional movimiento de viajeros", dado que coincide la movilidad propia de un día laborable, con la del inicio de fin de semana y la 'operación salida' de las fiestas de Navidad.

Por su parte, Renfe ha articulado un conjunto de medidas para rebajar la incidencia del paro en sus viajeros. Así, a los pasajeros afectados por los trenes cancelados, la compañía ofrece, "siempre que sea posible", viajar en otro tren en el horario más aproximado al previsto.

En el caso de que el viajero finalmente decline viajar, podrá anular su billete, o bien cambiarlo para otra fecha, sin ningún coste.

HUELGA PESE Al ACUERDO DEL CONVENIO.

CGT mantiene el paro convocado en Renfe a pesar de que la compañía ferroviaria alcanzó a última hora del miércoles un acuerdo sobre el nuevo convenio colectivo con dos de los sindicatos mayoritarios en la empresa, UGT y el de maquinistas Semaf.

CC.OO., sindicato también mayoritario y que también tenía programada una huelga para hoy, decidió finalmente este jueves sumarse al acuerdo y desconvocar este paro y el previsto para el próximo 7 de enero, en plena 'operación retorno' de vacaciones de Navidad.

De su lado, CGT rechaza adherirse al acuerdo del convenio al considerar que la parte variable de la subida de sueldo no se va a cumplir, dado que está ligada al evolución de la economía, y por estimar que no se han atendido sus peticiones de suprimir la categoría de ingreso que tienen durante dos años y medio los nuevos trabajadores que entran en la compañía por ofertas de empleo. También reivindica una mayor ambición en las políticas para fomentar la igualdad.

Además, de CC.OO., UGT, Semaf y CGT, el comité de empresa de Renfe se completa con el Sindicato Ferroviario, también minoritario y que tampoco ha firmado el convenio.

CONVENIO PARA LA LIBERALIZACIÓN.

El nuevo convenio colectivo de Renfe contempla nuevos planes de empleo mediante bajas voluntarias y reposición de personal en el marco de la estrategia de la compañía de rejuvenecer su plantilla y dotarla de nuevos perfiles profesionales.

En concreto, se espera que estos planes supongan la salida y reposición a través de ofertas de empleo de entre 800 y 900 trabajadores cada año.

En el plano retributivo, plantea para su plantilla de unos 14.000 trabajadores la misma subida salarial fijada para la función pública, que vincula por tanto parte del incremento a la evolución del PIB.

Este nuevo convenio colectivo de Renfe será el que esté vigente en los años que restan hasta que en 2020 el transporte de viajeros en tren se abra a la competencia y, por lo tanto, en el periodo en el que la empresa debe prepare a la entrada de nuevos operadores que rompan su monopolio en el AVE.