Repsol obtuvo un beneficio neto de 2.171 millones de euros hasta septiembre, lo que representa un incremento del 37% con respecto al mismo periodo del año anterior y el mejor resultado en los nueve primeros meses de un ejercicio del grupo en los últimos diez años, informó la compañía.

Noticias relacionadas

El resultado neto ajustado de la petrolera, que mide específicamente la marcha de los negocios, creció un 11%, hasta los 1.720 millones de euros, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en 5.833 millones de euros, con una subida del 24%.

La compañía presidida por Antonio Brufau destacó que su modelo de negocio integrado continuó en este periodo "demostrando su flexibilidad y fortaleza, y contribuyó, junto con las medidas de eficiencia y creación de valor implantadas, a lograr este resultado, el mayor obtenido por la compañía al final del tercer trimestre de los últimos diez ejercicios".

Mayores precios del crudo

Estos resultados récord de la petrolera se registraron en un periodo marcado por los mayores precios del crudo, con el Brent cotizando a una media un 39% más alta que en la misma etapa de 2017, y los menores precios del gas, con un descenso del 8% en la cotización media del Henry Hub. La deuda neta del grupo se redujo un 63% respecto al cierre del ejercicio 2017, hasta situarse en 2.304 millones de euros.

Por su parte, la liquidez, a finales de septiembre ascendía a unos 9.300 millones de euros.Por su parte, el negocio de 'Upstream' (Exploración y Producción) registró un resultado de 1.015 millones de euros, que duplica el obtenido entre enero y septiembre de 2017 (487 millones de euros). Mientras, el área de 'Downstream' (Refino, Química, Marketing, Lubricantes, Trading, GLP y Gas & Power) obtuvo un resultado de 1.098 millones de euros, frente a los 1.431 millones del mismo periodo del ejercicio anterior.