La energía solar de Extremadura ilumina España. Después de firmar el pasado mes de julio el primer contrato de suministro a largo plazo con un banco, Iberdrola repite jugada y firma el primer ‘power purchase agreement’ (PPA, por su sigla en inglés) con una ‘teleco’ en España.

Noticias relacionadas

La energética ha cerrado un acuerdo con Euskaltel para proveerle de energía 100% renovable que se generará en la planta solar de Núñez de Balboa, en el municipio pacense de Usagre. Este ‘campo solar’ de 391 megavatios (MW) de potencia, el mayor proyecto fotovoltaico de Europa, es también el origen de la electricidad con que abastecerá a Kutxabank.

Se prevé que la construcción del parque fotovoltaico arranque a finales de este año. El banco y la ‘teleco’ son los primeros clientes de Iberdrola para este proyecto, pero no serán los últimos. La energética, que preside Ignacio Sánchez Galán, prevé vender toda la energía que genere Núñez de Balboa a corporaciones privadas y, según fuentes del mercado, ya hay más interesados en contratar energía renovable de esta planta.

Los PPA se abren paso en España

Este tipo de contratos, habituales en Estados Unidos y Australia, por ejemplo, son todavía casos particulares en España. Pero los grandes consumidores de energía empiezan a dejarse seducir por los PPA movidos por su doble ventaja: por un lado, garantizan el suministro energético durante el plazo acordado sin que los costes se disparen con las fluctuaciones del mercado; por otro, ayudan a cumplir las metas de reducción de huella de carbono al contratar energía ‘verde’, algo clave en plena transición energética. El plazo medio de estos contratos es de unos 10 años, aunque tampoco es raro verlos de otras duraciones.

En el caso de Euskaltel, este contrato hará que no emita 7.740 toneladas de CO2 al año, indica Iberdrola. El suministro a Kutxabank, que ‘iluminará’ todas sus instalaciones y sucursales en España, evitará 15.000 toneladas de emisiones.

“Los PPA son una gran oportunidad para el desarrollo de energías limpias. Las renovables han demostrado su competitividad y su capacidad para suministrar energía a precios asequibles y estables, y este tipo de contratos serán una herramienta muy útil para la gestión del suministro de grandes consumidores, comprometidos con un consumo verde y sostenible”, asegura Ángeles Santamaria, consejera delegada de Iberdrola España.

Además de Kutxabank, BBVA también tiene su propio PPA. En su caso, lo firmó con Enel Green Power España -la pata renovable de Endesa-, también en verano y la energía la generará un parque eólico de 80 GW que entrará en operación en 2020.

Otro ejemplo lo pone Calidad Pascual, que tiene firmado un contrato de cinco años con EDP que le permite comprar energía de origen eólico a un precio “atractivo y estable”, algo que le permite “planificar costes” con mayor visibilidad de los precios que el horizonte que ofrece el mercado.

Pero no son las únicas. Grandes de la distribución como Mercadona e IFA o automotrices como Seat también suenan como futuros clientes de las energéticas bajo este modelo de contrato.

Visibilidad de ingresos futuros

Para las energéticas como Iberdrola, los PPA son también muy relevantes ya que ofrecen una visión clara de sus ingresos futuros, dando estabilidad a sus inversiones. De hecho, este tipo de contrato se han convertido en una de sus herramientas clave para apuntalar la facturación y la inversión para el desarrollo de sus proyectos renovables en mercados como Estados Unidos o México

Su cartera de clientes en Estados Unidos la forman caras conocidas: desde Amazon, a Apple, Nike o Google. Tiene comprometidos PPA para más de 800 MW que desarrollará en campos solares y eólicos en California, Oregón, Texas y Dakota del Sur.

La primera en llegar fue el gigante de la distribución de Jeff Bezos. En 2015 firmó un acuerdo con Avangrid -su filial estadounidense-, para construir el Amazon Wind Farm US East, una instalación eólica de 208 MW que se convirtió en el primer proyecto de energía eólica a escala industrial en el estado de Carolina del Norte.

En México, por su parte, tiene firmados 600 MW eólicos y fotovoltaicos para suministrar energía a largo plazo con clientes industriales privados. Entre estos socios está Grupo Modelo. La cervecera firmó un acuerdo con Iberdrola México en marzo de 2017 para que fuera un parque eólico ubicado en Puebla el que suministre la electricidad necesaria para su producción. Se espera que este parque entre en operación en 2019 y que, con los casi 490 GWh que suministrará a la cervecera, se eviten alrededor de 225.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2).