Tras afianzar su posición en Estados Unidos y Europa, crecer en Brasil es uno de los objetivos clave de Iberdrola. A menos de un año de la fusión de Neoenergia y Elektro, la filial brasileña de Iberdrola muestra ya su músculo y relevancia para el negocio de la española.

Noticias relacionadas

Al buen resultado que ha reportado en el primer semestre del año se suman sus planes de inversión para los próximos cinco años y el reconocido interés de Iberdrola por las oportunidades para crecer de forma inorgánica en el país después del intento fallido de hacerse con Eletropaulo.

Neoenergia obtuvo un beneficio neto de 671,2 millones de reales, unos 152 millones de euros, entre enero y junio de este año. La cifra supone un salto de un 144% respecto al mismo período del año anterior. El buen resultado se debe, según indicó la filial de Iberdrola -que controla con una participación del 52,45%-, tanto a la integración de Elektro como a la revisión al alza de las tarifas reguladas.

Los ingresos en el primer semestre aumentaron casi un 47%, hasta los 11.970 millones de reales (alrededor de 2.709 millones de euros) y el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 2.158 millones de reales (488,6 millones de euros), un 43,35% más que hace un año. El Ebitda de Neoenergia supone alrededor de un 11% del beneficio bruto de Iberdrola en este primer semestre.

Gana peso en el grupo

El impacto positivo de su consolidación se ha dejado sentir en los resultados del semestre del grupo, sumando más de 741 millones de euros al margen bruto, que entre enero y junio creció un 12,2%, hasta los 7.668 millones, más que compensando el efecto negativo del tipo de cambio. Pero la consolidación de Neoenergia todavía se deja sentir a nivel de gasto operativo, que en el semestre aumentó casi un 12%, hasta los 2.111,3 millones de euros, de los cuales a la filial brasileña le corresponden 311 millones.

Por negocios, su mayor aporte es en Redes. El Ebitda de Iberdrola en este negocio subió en total UN 20% en el semestre, hasta 2.387 millones de euros. De ese monto, un 19% corresponde a Brasil, al mismo nivel que Reino Unido, y por detrás de España y Estados Unidos, que aporta un 37% y un 24%, respectivamente. Al cierre de junio, los activos de redes que tiene Iberdrola en Brasil a través de su filial están valorados en 15.900 millones de reales, unos 3.628 millones de euros, alrededor de un tercio del valor de las redes en España y Estados Unidos, y aproximadamente la mitad del valor de estos activos en Reino Unido.

En el negocio de Renovables, la filial brasileña aporta un 5% al Ebitda total del semestre, que creció un 25,5% hasta los 1.184 millones de euros. Su aporte aún está lejos del de la operación en España (41%) o del 23% y 20% de Estados Unidos y Reino Unido, respectivamente, pero la filial de Iberdrola sigue ampliando su potencia instalada.MJGM,MJ G

El último proyecto anunciado es el complejo de Paraiba, el que será el parque eólico más grande de Latinoamérica cuando entre en operación en 2022. Este proyecto lo forman 18 parques, de los cuales tres ya están operando y los otros 15 están en distintas fases de desarrollo. En total, el complejo sumará 471 megavatios (MW) a su potencia instalada. Al cierre de junio, Neoenergía cuenta con 2.751 MW repartidos en hidroeléctrica y eólica terrestre (516 MW).

Por último, en el negocio de Generación y Clientes, la filial brasileña aporta un 5% al Ebitda del grupo, que en este semestre ha crecido un 1,7%, hasta 887,6 millones de euros.

El número de clientes de Neoenergia sigue avanzando: cerró junio con 13,68 millones, un 25,3% más que en el primer semestre de 2017. El peso de su cartera de clientes gana relevancia en el negocio global: supone casi un 45% del total de los 30,5 millones de clientes de electricidad que suma Iberdrola entre España, Estados Unidos, Reino Unido y Brasil.

Abiertos a nuevas adquisiciones en Brasil

Así las cosas, la energética que preside Ignacio Sánchez Galán sigue con apetito en el gigante latinoamericano, como él mismo ha indicado a los analistas en la presentación de los resultados semestrales de Iberdrola.

“Brasil es un país donde tenemos bastante interés, además de las empresas de distribución en las que estamos presentes, hemos recibido alguna línea de transmisión a principios de este año”, comentaba Galán. Su apuesta por Brasil es clara y “seguirá adelante”, pero “siempre de una manera muy disciplinada”, ha agregado en referencia a la posibilidad de ‘salir de compras’ pero sin perder la cabeza, como mostraron en la pugna con Enel para hacerse con Eletropaulo en la que la italiana se impuso a golpe de talonario.

A Neoenergia le pueden interesar tanto activos públicos como privados, aseguraba en la presentación de resultados su director financiero y de relaciones con los inversores de Neoenergía, Sandro Kolhem Marcondes.

La filial de Iberdrola suena como una de las posibles interesadas para pujar en las subastas de privatización de seis distribuidoras regionales de Eletrobras que el Gobierno brasileño prevé vender este año. "Nos interesan más las distribuidoras con las que tenemos sinergia geográfica, como Seal (Centrales Eléctricas de Alagoas) y Cepisa (Centrales Eléctricas de Piauí), dado que tenemos activos en estados vecinos. Las otras son un poco más distantes", aseguraba el directivo a los analistas esta semana apuntando a dos de las seis que saldrán a subasta, pero apuntando que todas serán analizadas.

Pero entre sus intereses también caben empresas privadas, como la distribuidora de Río de Janeiro Light. En Neoenergia dicen desconocer si esos activos están en venta, como apuntan los analistas, pero en caso afirmativo abren la puerta a su análisis. “En caso de que sus propietarios decidan ofrecerla, evaluaremos la oportunidad”, agregó Kolhem Marcondes.

Las intenciones de Iberdrola en Brasil se dejan ver en su hoja de ruta hasta 2022. Prevé invertir 25.000 millones de reales (unos 5.775 millones de euros) en los próximos cinco años tanto en redes de distribución como en generación. Pero este objetivo “es el volumen mínimo” previsto para las inversiones en el país, confirmaba Kolhem Marcondes. “El valor puede ser mayor porque no incluye lo que podamos destinar a la adquisición de nuevos activos en Brasil”, señaló a Efe el director financiero de Neoenergia.

Del monto total, la mayor parte -19.000 millones de reales- se destinará al sector de distribución, el principal negocio de Neoenergia, con proyectos como el tendido de seis nuevas líneas de transmisión que se adjudicó en una subasta celebrada en 2017. El resto se destinará a generación y la mayor parte se destinará a terminar la hidroeléctrica de Baixo Iguazú y al desarrollo de los parques eólicos de Paraiba.