Una negociación que ha sido "intensa, larga, dura y difícil". Así ha definido Pepe Álvarez, el líder de UGT el proceso que ha llevado a que este jueves patronal y sindicatos hayan dado luz verde a un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), que permitirá una recuperación salarial vía convenios colectivos de hasta un tres por ciento. 

Noticias relacionadas

Una medida "muy relevante", ha dicho Unai Sordo, el responsable de Comisiones Obreras (CCOO) que supondrá una "mejora de la redistribución de la riqueza, y que ayudará a que las empresas no sustenten sus proyectos en salarios bajos". Sin embargo, desde la CEOE, su presidente, Juan Rosell, considera que supone "un gran esfuerzo" por parte de las empresas. Aún así, Rosell ve "positivo" ese incremento salarial que liga un 1% a la productividad. Eso sí, ha advertido de que a algunas compañías -como las más pequeñas- todavía no podrá implementarse dado que la mayor parte de ellas carecen de convenios colectivos y, además, muchas de ellas no presentan beneficios todavía, pese a la recuperación económica. 

En el acuerdo también se insta a que el suelo de los salarios en convenio sea de 14.000 euros al año, una mejora para las retribuciones más bajas, las que más sufrieron en la crisis. Un montante que equivale a subir el salario mínimo hasta los mil euros mensuales. También se contemplan medidas en materia de formación para el empleo y la mejora de la la igualdad, entre otras. 

Sea como sea los agentes sociales coinciden en que el nuevo AENC, que tendrá un vigencia hasta el año 2020 supone "la recuperación del diálogo social como herramienta para solucionar problemas laborales en España", como ha dicho el líder de UGT. Y es que, de cara a los próximos meses se presentan numerosos retos por delante que tendrán que abordar junto al nuevo Gobierno de Pedro Sánchez cuya ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ha estado presente en la firma del acuerdo junto a la exministra del ramo, Fátima Báñez. 

Tanto es así que en el ambiente ya planeaba lo que será la siguiente vuelta de tuerca en el diálogo social, las reformas que deben introducirse en el mercado laboral que, como ha dicho Unai Sordo, presenta "evidentes márgenes de mejora". De hecho, tanto patronal como sindicatos ya han lanzado algunos guantes en este acuerdo firmado hoy en lo que se refiere a nuevos tipos de contratos, mejora de la Formación Profesional, desindexación de los salarios públicos para evitar que las contratas rebajen los salarios; así como nuevas medidas para evitar que las externalizaciones empeoren las condiciones laborales de los trabajadores. 

Esas medidas serán algunas de las que se presenten al Gobierno, pero también a los grupos parlamentarios, para intentar "el mayor consenso posible", han dicho. Eso sí, tanto patronal como sindicatos han reconocido que también habrá planteamientos "de parte" que, después, tendrán que ser negociados para llegar a un acuerdo conjunto entre las distintas partes y bajo la mirada del ministerio de Trabajo. 

Ha sido el presidente de la CEOE el que ha puesto sus primeras reivindicaciones sobre la mesa: "lucha contra la economía sumergida, actualizar la negociación colectiva de cara a futuro, acabar con el absentismo injustificado, poner encima de la mesa temas de igualdad, reducción de jornada, la formación", han sido algunos de ellos. Eso sí, siempre con la mano tendida dado que las empresas "deben estar comprometidas" con la sociedad en la que operan, han dicho. 

Otras claves del acuerdo

Más allá de la mejora salarial, el IV AENC acordado entre patronal y sindicatos contempla que,  durante los periodos de negociación de los convenios colectivos, estos conserven su vigencia, y proponen algunas medidas al respecto.

Por ejemplo, destacan la importancia de primar la buena fe negocial e intentar que las unidades de negociación se mantengan en el tiempo.

Los negociadores también se deben comprometer a seguir la negociación para lograr un acuerdo, determinando en qué términos tendrá lugar el mantenimiento del convenio vencido durante la duración mutuamente acordada de dicho proceso. Todas las partes pueden decidir cuándo la negociación se ha agotado e instar a la mediación obligatoria o el arbitraje voluntario. 

Asimismo, hay voluntad de que todas las partes trabajen para hacer que se renueven los convenios colectivos. El acuerdo que las partes han ratificado este viernes contempla también medidas que deberán desarrollarse conjuntamente con el Gobierno para avanzar en la mejora de la Formación Profesional, así como negociar la recuperación del llamado contrato de relevo, que serviría para el rejuvenecimiento de las plantillas. 

También se sugiere un aumento de la lucha contra la economía sumergida, así como cambios legales que permitan a la empresa instar a la jubilación obligatoria del trabajador al cumplir los 65, siempre que éste tenga cotizado el mínimo obligatorio para percibir su pensión completa. El objetivo de esta medida es la de permitir el relevo en las plantillas.