Gestamp, la empresa multinacional española especializada en el diseño, desarrollo y fabricación de componentes metálicos de alta ingeniería para la industria del automóvil, ha facturado 8.202 millones de euros en 2017, según sus resultados anuales.

Noticias relacionadas

Los ingresos han aumentado un 8,6% respecto al año anterior. Gestamp superó en
más de seis veces el crecimiento registrado por el volumen de producción en las zonas
en las que está presente durante el mismo periodo. A tipo de cambio constante este
incremento hubiera sido del 11,0%.

Durante 2017, Gestamp registró un Ebitda de 890 millones de euros, un 5,8% más en comparación con el año anterior, a pesar del impacto de los costes no recurrentes en NAFTA. El crecimiento del Ebitda a tipo de cambio constante hubiera sido de un 8,8%, por encima del guidance revisado de septiembre. El EBIT alcanzó los 485 millones de euros, lo que representa un 4,8% más. La
compañía también aumentó su beneficio neto en un 8,3%, hasta los 240 millones de
euros.

A pesar del impacto de los tipos de cambio, los resultados del cuarto trimestre de 2017 han sido buenos. Los ingresos y el Ebitdacrecieron un 4,5% y un 8,1% a tipo de cambio constantes, respectivamente.

Los resultados han sido impulsados por el buen rendimiento en casi todas las
regiones, así como la recuperación de las operaciones de Gestamp en NAFTA, en línea
con las expectativas. La compañía mantuvo una deuda neta de 1.898 millones de euros al término de 2017, en línea con el guidance de la compañía, alrededor de dos veces Ebitda.

Francisco López Peña, consejero delegado de Gestamp, destacó: “La compañía se benefició de una alta visibilidad de ingresos debido a la naturaleza de su negocio. De hecho, nuestros volúmenes estimados en la cartera de pedidos cubren más del 90% de los ingresos previstos hasta 2020”.

Buen rendimiento en las diferentes áreas

Buen rendimiento en todas las regiones Mercosur y Europa del Este alcanzaron unos ingresos sólidos en 2017 creciendo un 40,1%, hasta los 562 millones de euros, y un 21,4%, hasta los 1.043 millones de euros, respectivamente. Europa Occidental aumentó sus beneficios un 8,3%, hasta los 4.011 millones de euros, y Asia un 6,2%, hasta los 1.102 millones de euros.

Durante este periodo, NAFTA disminuyó un 4,1% llegando a 1.483 millones de euros, lo que está en consonancia con las expectativas. La región se vio impactada por el cambio en programas de gran envergadura, lo que derivó en volúmenes más bajos en algunos modelos en Estados Unidos y México, así como por el impacto divisa e ingresos menores en el negocio de matricería.