El goteo de empresas que salen de Cataluña es incesante. Se ha ralentizado en las últimas semanas, pero sigue sumando. Más de 2.540 compañías han salido ya de la región, según datos del Colegio de Registradores Mercantiles. Esto supone que, en lo que llevamos de mes, hayan salido unas 548. 

Noticias relacionadas

La constante salida de compañías no se lleva tejido productivo; pero sí arrastra consigo el movimiento de capital y de creación de riqueza para Cataluña. Buena parte de las empresas que se trasladan lo hacen junto a su sede fiscal, lo que ocasiona que el dinero deje de computar en la región. 

Datos poco significativos, si se tiene en cuenta que en Cataluña existían a 1 de enero de 2017 algo más de 600.000 empresas; de las que 258.000 son empresas con asalariados y, de ellas, 28.000 tienen más de un millón de euros de facturación o más de 10 empleados.

Sin embargo, entre las empresas que han salido se encuentran algunas de las principales multinacionales que operaban en Cataluña: Caixabank, Gas Natural, SegurCaixa Adeslas, Zurich, etc. En total, 62 grandes empresas -según datos de un informe elaborado por Ceprede, con datos a cierre de octubre-.

Estas grandes empresas que han abandonado la región generan cerca del 5,4% del PIB regional y aportan el 1% nacional total. Sin embargo, tras su traslado pasan a computar la mayor parte de ese peso económico en otras comunidades. Fundamentalmente a Madrid, la Comunidad elegida por 7 de cada 10 empresas, a la que aportarán poco más del 1,8% del PIB de la Comunidad.

Es cierto que la aportación a la nueva sede no será completa; porque -según explica Ceprede- no todo el valor añadido aportado por la empresa; ni toda la producción, se sitúa en la región donde está su sede social.

Sin embargo, es importante destacar que el proceso de salida ha comenzado y que, por efectos fiscales, es más que probable que si la incertidumbre se mantiene en el futuro, comience el traslado de unidades productivas incrementando el peso económico relativo en otras regiones. 

Además, según los datos recogidos por Ceprede, estas 62 grandes compañías comportan una facturación de 27.762 millones de euros; y cuentan con más de 84.000 empleados.