Almodóvar dedica su triunfo en los Platino a los desaparecidos en la guerra.

Almodóvar dedica su triunfo en los Platino a los "desaparecidos en la guerra". EFE

Cine

Almodóvar dedica su triunfo en los Platino a los "desaparecidos en la Guerra"

El español gana el premio al Mejor director en los premios del cine Iberoamericano, aunque pierde el de Mejor película frente a 'El ciudadano ilustre'.

La argentina El ciudadano ilustre, de Gastón Duprat y Mariano Cohn, fue la triunfadora de los IV Platino con tres premios, los de mejor película, actor (Oscar Martínez) y guion, pero hubo un gran reparto de reconocimientos, que también llegaron a Pedro Almodóvar y Sonia Braga. El filme de Duprat y Cohn cerró así un año de triunfos, que comenzó con la Copa Volpi de Venecia para Martínez -primera vez para un latinoamericano-, y siguió con el Goya y el Ariel a la mejor película iberoamericana.

La historia de un premio nobel de Literatura Daniel Mantovani, que regresa a su pueblo natal argentino tras décadas de ausencia, traspasó las fronteras y demostró, en contra de la opinión inicial de sus directores, que no era una narración puramente local. De las cuatro nominaciones con que llegó el filme a esta noche, El ciudadano ilustre solo falló en la de mejor dirección, que fue para Pedro Almodóvar, por Julieta, el primer Premio Platino de su carrera.

El director hizo un sentido homenaje a los desaparecidos en la Guerra Civil española al recoger el segundo galardón de la noche para su película, que se había llevado antes el de mejor música para el compositor español más galardonado, Alberto Iglesias. El manchego ha querido compartir su premio "con los cientos de miles de familias españolas que siguen buscando a sus desaparecidos durante la guerra", ha afirmado el director, cosechando una salva de aplausos del público. 

No hagan caso cuando dicen que buscar y abrir fosas donde permanecen nuestros desaparecidos es abrir heridas. Es cerrarlas

"Si ustedes lo oyen, no hagan caso cuando dicen que buscar y abrir fosas donde permanecen nuestros desaparecidos es abrir heridas. Es cerrarlas, algo tan simple como eso, es cerrar heridas y terminar de una vez para siempre con nuestra maldita Guerra Civil". Más parco fue el argentino Oscar Martínez, que hizo buenas todas las apuestas al ganar el premio a la mejor interpretación masculina, mientras que la brasileña Sonia Braga se llevó con toda justicia el de mejor actriz por su impecable trabajo en Aquarius. Emocionada y "resistente" como su personaje, la veterana actriz no necesitó muchas palabras para poner a todo el auditorio de su lado y apuntar a la compleja situación actual de Brasil.

Y no menos emocionado se mostró el español Juan Antono Bayona, que se llevó cuatro de los siete premios a los que aspiraba con Un monstruo viene a verme. Aunque era la más nominada de la edición, el hecho de que no apareciera en la lista de mejor película le había restado muchas posibilidades y se confirmó al conseguir todos sus galardones en el campo técnico: fotografía, arte, montaje y sonido.

Otro de los premios importantes fue el de mejor ópera prima, en el que también se cumplieron los pronósticos y fue para Desde allá, una coproducción de Venezuela y España dirigida por Lorenzo Vigas, que ya había conseguido el León de Oro de Venecia en 2015 por su debut en la dirección. Vigas quiso dedicar su premio a Venezuela "en un momento tan delicado" para su país y expresó su confianza en que la reunión del cine iberoamericano en los Platino sirva para una nueva reunión "para apoyar a Venezuela en este difícil momento que estamos viviendo". El Platino a la mejor película de Animación fue para la española Psiconautas, los niños olvidados y el que premia el Cine y Educación en Valores se lo llevó Esteban (Cuba y España).

Nacido en Siria, dio la sorpresa al imponerse como mejor documental al favorito de la noche que era Frágil equilibrio y en la que era su primera edición, el galardón de televisión fue para la producción hispano cubana Cuatro estaciones en La Habana, que adapta las novelas negras de Leonardo Padura. Una noche en la que otra de las grandes favoritas, Neruda, del chileno Pablo Larraín, se fue de vacío, al igual que la española "El hombre de las mil caras", de Alberto Rodríguez, ambas con cuatro nominaciones de partida.