Sociedad

Música y poesía contra el bullying

30 mayo, 2018 17:08

“La gente que se ama a sí misma no hace daño a otra gente. Cuando más nos odiamos a nosotros mismos, más queremos que otros sufran”, aseguró Dan Pearce, en una frase muy adaptable a las aulas y que puede ser una de las claves de los agresores, los que se divierten abusando de unas víctimas que sufrirán durante años consecuencias psicológicas por esto y que tardarán mucho en superarlo, si lo terminan haciendo…

El bullying pasa por ser el maltrato físico y/o psicológico deliberado y continuado que recibe un menor por parte de otro u otros, que se comportan cruelmente con él con el objetivo de asustarlo y someterlo con el único fin de obtener algún resultado favorable para los acosadores.

Uno de cada tres menores afirma que en su aula existe acoso escolar o bullying y casi el 100% (98%) ven el bullying como un tipo de maltrato, apostando el 80% de estos alumnos por la movilización de los compañeros para frenar al acosador.

Para evitar esto y para concienciar a todos sobre este problema, quizás el más grave junto al de la violencia de género en la sociedad de hoy en día, se unieron Alejandro Barrero y Miguel Bouquet, para crear ‘Nadie es más que nadie’, un bonito proyecto que a base de música y poesía busca acabar con este problema en el aula.

Álex y Miguel. Fotografía: Cristina Sala.

Dos personas diferentes, una extraña coincidencia y un proyecto en ciernes

Álex Barrero es un joven profesor de 24 años que no duda en afirmar que su vida gira en torno a tres pilares como son “la escritura, la música y la educación”. Este vallisoletano de nacimiento “tenía claro que quería ser profesor para transmitir y enseñar a sus alumnos”.

Miguel Bouquet, por su parte, suma 27 primaveras y pasa por ser un “orgulloso vallisoletano”, como él mismo se define, escritor, con dos publicaciones en el mercado, la última de ellas que lleva por nombre ‘Conversando con los sueños’ que se estrenó el pasado domingo, 28 de mayo.

Dos jóvenes muy diferentes a los que el destino acabaría uniendo para luchar contra una lacra llamada bullying. Fue hace apenas un año cuando Álex subió el vídeo ‘Se va el perdedor’ a la red y Miguel se puso en contacto con él tras visualizarlo para “fusionar canción y texto” y para, como nos cuentan, acabar “concienciando sobre el tema”, en un proyecto que lleva por nombre ‘Nadie es más que nadie’ y para el que se han compuesto ya, ni más ni menos que 8 canciones de diferentes temáticas.

https://www.youtube.com/watch?v=PuX4tA-dT8M&feature=youtu.be

Una iniciativa para remover conciencias

“Con el proyecto buscamos concienciar a todos. Decir que ‘Nadie es más que nadie’ en ningún ámbito de la sociedad. Todo ello a través de nuestros textos y nuestras canciones. Queremos aportar nuestro granito de arena en la lucha contra el bullying. Muchas veces es algo a lo que no se le da la importancia que tiene”, asegura Miguel.

Un proyecto llamado: "Nadie es más que nadie". Fotografía: Cristina Sala.

Álex nos confiesa que él “no se dedicaba a la canción” pero “toca la guitarra” y asegura que “cuando tocas al final terminas componiendo”. Nos cuenta que tenía “canciones de ámbito social relacionadas con la violencia de género o el bullying” que cuando empezó el proyecto con Miguel “trabajó más seriamente”. En esta iniciativa se mezclan la música de Barrero con la poesía de Bouquet en una simbiosis perfecta.

El proyecto se presentó el pasado 28 de octubre en la Plaza Mayor y fue todo un éxito, obviando los fallos de sonido típicos cuando se alinean los astros y la Ley de Murphy te golpea en tu debut. “Fue algo maravilloso. Poder sacar el proyecto a la calle, movilizar a todos los artistas que acudieron y que luego nos felicitaran por el proyecto es algo que no podremos olvidar jamás”, asegura Miguel.

Estos dos pucelanos colaboran también con la Fundación ANAR con una “púa solidaria que representa la música y en la que iba escrito ‘Nadie es más que nadie’” en lo que sería “la parte de poesía del proyecto”. Todo para agradecer a la Asociación el trabajo que realizan manteniendo una línea de ayuda telefónica 24 horas que llevan a cabo en diversos centros.

Alejandro Barrero.

Un futuro por delante

Como Miguel y Álex nos aseguran, el proyecto “no tiene techo” y les “gustaría llevarlo allá donde fuera posible para que todo el mundo pueda escucharlo”. Hasta el momento varios institutos como el Ramón y Cajal o medios de comunicación han puesto el valor la iniciativa, aunque nos confiesan que “desde la Consejería de Educación no han recibido llamada alguna para interesarse por el proyecto y confiesan que están abiertos a ello”.

“El bullying es uno de los lastres que tiene esta sociedad. Es algo que muchas veces no se toma en serio todo lo que debería. En ocasiones se consideran “bromas” o “juegos de niños”, cuando realmente se está haciendo un daño tremendo a la persona que lo sufre”, aseguran.

Álex y Miguel nos cuentan además que “erradicar el bullying es sumamente complicado”, aunque animan a “educar con respeto y llevar un mayor seguimiento en las aulas para intentar minimizarlo”.

Alejandro Barrero y Miguel Bouquet. Fotografía: Cristina Sala.