Región

La joven fallecida de fiesta tenía una cardiopatía congénita

13 mayo, 2018 12:30

La joven norteamericana de veinte años que falleció en la madrugada del viernes cuando se encontraba de fiesta en Salamanca tenía una cardiopatía congénita que se activó en ese momento y acabó con su vida. Es la conclusión de los primeros resultados de la autopsia practicada al cadáver, según informan fuentes judiciales, a falta de conocerse más detalles sobre si había ingerido alcohol o droga en exceso y eso fue el desencadenante de su fallo cardíaco.

Estudiante de Cursos Internacionales, había finalizado ya las clases y este fin de semana tenía previsto regresar a su casa, según informan fuentes de la Universidad de Salamanca. Por eso había salido con sus compañeros a cenar y después por los locales de ocio nocturno de la capital charra, a modo de despedida. Cuando estaban cerca de las tres de la mañana en la calle Varillas, sufrió una parada cardiorespiratoria.

Cabe recordar que los servicios sanitarios del Sacyl consiguieron reanimarla y llevarla con vida hasta Urgencias del Hospital Clínico, donde sufrió otras dos paradas y pudo ser reanimada. Llegó consciente a la Unidad de Cuidados Intensivos, pero pasadas las cinco de la madrugada su estado empeoró y terminó falleciendo sin que los médicos pudieran ya hacer nada por su vida.