Región

Ángela de Miguel: “Es absurdo defender un mismo horario para todos”

3 enero, 2017 13:43

La presidenta de la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE), Ángela de Miguel, ha criticado hoy la propuesta de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, de adelantar el fin de la jornada laboral a las 18.00 horas de forma generalizada y ha asegurado que “es absurdo defender un mismo horario para todos, es necesario que exista flexibilidad, es una decisión que hay que consensuar entre todos los agentes sociales”.

Para De Miguel antes de proponer una medida como esa “hay que valorar muchos aspectos porque sino en vez de ayudar a conciliar a lo mejor hay a muchas personas a las que se les genera un problema, hay que tener en cuenta el horario de inicio de los colegios, la organización que pueden tener las familias para ir a comprar, el ‘prime time’ de televisión… hace falta una conciencia global para aceptar, por ejemplo, que el comercio vaya a cerrar a las 17.30 horas como ocurre en otros países”.

Paro

En relación con el desempleo, Ángel de Miguel ha destacado que en la provincia “se están haciendo las cosas razonablemente bien y de ahí que tengamos una tasa de paro del 12 por ciento, esperemos que en 2017 se siga trabajando en la misma línea y podamos seguir reduciendo ese desempleo, porque el trabajo es la mejor de las políticas sociales”.

Además, De Miguel también se ha referido a otra variable preocupante, “el 18 por ciento de la población que se encuentra en riesgo de pobreza en Valladolid, cifras por debajo de la media nacional pero que nos preocupan y debemos trabajar conjuntamente para que desciendan”.

Crecimiento y consumo

La presidenta de la CVE ha valorado también lo importante que es que “por primera vez desde hace muchos años se produzca un crecimiento económico que no dependa de la construcción, y se está haciendo gracias al esfuerzo de los empresarios por crecer en el comercio exterior y también por el esfuerzo grandísimo que están haciendo los trabajadores”.

Ese crecimiento se está reflejando también en el consumo, “se están recuperando cifras de ventas y es algo esencial para que se mantenga el comercio, un sector clave en ciudades como Valladolid”, ha añadido De Miguel, que también ha señalado la importancia que tiene el papel de la industria, “porque genera empleo estable y de calidad”.

Política

La CVE mantiene una relación fluida tanto con el Ayuntamiento como con la Diputación, así lo ha reflejado Ángela de Miguel que ha señalado lo esencial que es “que se adopten políticas a largo plazo, para que los empresarios puedan afrontar con garantía las inversiones que adopten”. Con las adminsitraciones más cercanas la CVE está trabajando en proyectos como ‘Traspasa’, que busca mantener vivas actividades económicas que funcionan y son rentables y cuyos propietarios van a cesar, por lo que se puede generar una oportunidad para un emprendedor, “y de las que ahora estamos gestionando ya unas 290”.

La responsable de la CVE ha criticado algunas medidas del Gobierno central, “porque parece que la tendencia del discurso político es tratar a los empresarios como los malos de la película, por ejemplo cuando se dice que los salarios son bajos, pero lo que no se explica ahí es que lo que en tal caso es poca cantidad es lo que reciben los trabajadores, no lo que aporta la empresa, porque de cada 160 euros, 100 llegan al trabajador directamente y 60 son para impuestos”. Por ello, De Miguel ha defendido una rebaja impositiva sobre las rentas del trabajo y ha planteado que se suban los impuestos “al final del proceso”, con un incremento del IVA.

Fraude

Ángel de Miguel también se ha referido al fraude en dos casos principalmente, “con el absentismo laboral que es algo que nos preocupa, porque está bien que la legislación proteja a los trabajadores pero hay gente que abusa de ello y hay que luchar contra ese fraude”. Y por otra parte ha lamentado que “hay sectores en los que está proliferando el mercado negro en la actividad económica y al final lo que ocurre es que no hay mecanismos suficientes de control y, al mismo tiempo, se castiga en exceso al empresario que tiene su actividad legal, paga sus impuestos legalmente y pueda cometer algún fallo”.

Empresa local frente a deslocalización

El 2016 ha estado marcado por el anuncio o la materialización de cierres de empresas como Lauki, Dulciora o Sada, “situaciones muy dramáticas que nos tienen que hacer ver lo importante que es apostar por las empresas a nivel local en vez de por grandes multinacionales que pueden optar como en estos casos por la deslocalización”.